FACTÓTUM

Artículos de diversa índole, en especial, de corte cultural, que son publicados semanalmente en un diario de la colectividad peruano-japonsa llamado: Perú Shimpo. Los artículos incluyen: arte, ensayos, investigaciones, cuentos, temas de actualidad, etc. Actualmente, publico otros escritos, además de fotografías y pinturas que están relacionados a temas de mi interés -que por cuestiones de espacio-, no los puedo publicar en el periódico.

jueves, febrero 23, 2006

SAKURA MARU: LA HISTORIA QUE NO SE CONOCE

En este artículo vamos a conocer y explorar datos poco conocidos sobre el legendario “Sakura Maru”, detalles que no son precisamente “populares” en la colectividad nikkei, relacionados a su actividad luego de servir como medio de transporte durante la primera inmigración de ciudadanos japoneses; los detalles de su construcción, su fatídico hundimiento 5 años después de haber traído a la primera generación inmigrantes, etc.

La historia de este mítico símbolo empieza el 27 de febrero de 1899 en Yokohama con la inscripción y posterior partida de 790 japoneses para viajar a un país absolutamente diferente al suyo (la noticia de la partida fue publicada al día siguiente en primera plana por el periódico Asahi, es decir el 28 de febrero de 1899, fecha que la historia -incorrectamente- asocia con su partida del puerto de Yokohama-, lo cierto es que el vapor sarpó un día entes de lo que se creía).

El barco pionero, Sakura Maru fue rebautizado con ese nombre; originalmente llamado “Mogul”, fue fabricado en el Reino Unido en los astilleros de la empresa Mausel, concretamente en la ciudad de Glasgow en Escocia el año de 1887. La nave ya rebautizada fue propiedad de la Compañía Naviera Morioka (Nipón Yusen Kaisha).

De las características del Sakura Maru se puede decir que pesaba 2953 toneladas, poseía un motor de tres ejes y su velocidad máxima era de 12 nudos por hora. En un artículo publicado en El comercio el 5 de abril de 1899 se menciona adicionalmente “sobre la cubierta del vapor han tenido a su disposición un magnífico baño de agua fría y caliente, logrando así seguir la costumbre de su país, donde los baños son frecuentes”, se informa además que el capitán del buque era inglés y toda la tripulación, la oficialidad de la nave, era japonesa.

Sobre el viaje, en base al estudio de Mary Fukumoto, se encontró que el Sakura Maru era “un barco especialmente fletado para el viaje. Después de navegar 8,600 millas náuticas cruzando el Pacífico en dirección suroriente, arribaron al Callao el 3 de abril del mismo año con emocionados gritos de banzai (¡viva!) y grandes ilusiones”.

De estos 790 pioneros inmigrantes sólo sobrevivirían 166, las enfermedades, el clima constantemente cambiante, la comida y el maltrato que recibieron en las haciendas (de los patrones) fueron los responsables de sus muertes.

El vapor Sakura Maru fue utilizado para diferentes funciones: transporte de carga, de pasajeros y como buque de guerra, la cual fue su última actividad. La nave fue utilizada en la Guerra Ruso-Japonesa en Manchuria (8 de febrero de 1904 - 5 de septiembre de 1905). El balance de la guerra fue positivo al imperio Japonés, pues hasta donde tengo entendido fue la primera vez que un país asiático lograba vencer a una gran potencia occidental en la edad contemporánea.

El hundimiento del Sakura Maru ocurrió en 1904, concretamente en Mayo (aquí he encontrado discrepancias, el libro “Centenario de la Inmigración Japonesa al Perú consigna 1905, mientras que otras fuentes entre ellas los textos de investigación de Victor Aritomi sobre la relaciones diplomáticas entre Perú y Japón e investigaciones sobre dicha guerra consignan el año 1904).

La última misión del Sakura Maru fue la de encerrar junto con 12 barcos (de los cuales 8 fueron hundidos) la entrada al Puerto de Ryojyun llamado así por los japoneses, Port Arthur por los rusos (hoy Puerto de Lüshunkou, China), para que las fuerzas rusas replegadas en el mismo no pudieran reordenarse y atacar a la flota japonesa.

En esta operación, por cuestiones de mal tiempo, se ordenó la retirada, pero desgraciadamente 8 barcos no lograron ver las luces de mando, entre ellos el Sakura Maru al mando del Capitán Yoshie Shiraishi. La particularidad que tiene el barco fue que al ser alcanzado por el fuego enemigo, y no tener salvación fue volado por su tripulación y así lograron cumplir su ultima misión. Los ocho barcos averiados y hundidos, bloquearon Port Arthur, dando los primeros pasos para la victoria japonesa en aquella guerra.

Por cuestiones de espacio, la personas que requieran las referencias, pueden contactarse a mi e-mail.

miércoles, febrero 15, 2006

Un día con el Dr. TOMONORI ISHIKAWA: Un maravilloso ser humano

“Aprendes más con un profesor en una buena tarde de charla, café y conversación que en su mejor clase magistral” R. L.

El martes 2 de febrero tuvimos la suerte de poder disfrutar todo un día con el Dr. Tomonori Ishikawa, Profesor Emérito de la Universidad de Ryukyu en Okinawa, especialista en temas de inmigración. Mitsuya Higa, su hija y yo, lo llevamos a conocer las instalaciones de Perú Shimpo (en donde deseaba ver los archivos del diario en japonés) para luego recorrer el Callao. Me sentí y aún me siento privilegiado, ya que pude conocer al Dr. Ishikawa con mayor profundidad (ya lo había conocido en las coordinaciones previas a la conferencia sobre cultura Ryukyu e Inmigración de la 10º Conferencia WUB-Perú), me explicó en inglés lo que significa el “Kimochi de un Uchinanchu” textualmente lo expresó así: “Kimochi is very strong in Ryukyu Kingdom’s people” (“el Kimochi del la gente de Okinawa es muy fuerte”). Mitsuya se expresaba con él en japonés y nosotros en inglés. El Dr. Ishikawa conoció La Punta, y nosotros conocimos otra de sus tantas facetas, su enorme afición por la fotografía paisajística, la conversación y su tremenda humildad ya que nunca decía tener la verdad absoluta en sus manos.

Entre cuestiones académicas, preguntas sobre cómo somos los nikkei y en especial los sansei e interrogantes que le planteábamos, pasamos una tarde maravillosa e inolvidable. Quería conocer el puerto del Callao de donde partieron los japoneses deportados a “Crystal City”, las zonas del Puerto en donde todavía se mantienen en pie almacenes de aquella época, etc.

En ese día de conversación nos explicó como el “Sanshin” (mucho cuidado amigos uchinanchus, se dice “Sanshin” no “Shamisen” no son lo mismo) llegó primero de la China a Okinawa para transformarse luego en lo que se conoce como el “Shamisen” moderno en Japón (en las demás prefecturas). A ello puedo acotar que existen registros de un instrumento similar de tres cuerdas que se fabricó en el viejo Egipto y que pudo ser el patriarca del Sanshin.

El profesor Ishikawa se sorprendía con los contrastes desde el Swiss Hotel hasta La Punta, cómo era tan diferente Lima, pasamos por Marbella y mencionó en broma: “el agua de Okinawa es un poco mas clara” -reímos inmediatamente- ya que Marbella es realmente un “estanque” de agua turbia.

Le sorprendió mucho conocer al torero nikkei, Mitsuya, y le pidió que contara su historia; nos comentó que era algo increíble y que deseaba saber más sobre el suceso y revisó viejos diarios de Madrid y de Lima de la época. En todo el viaje, nunca dejó de tomar nota ni de proteger extremadamente su maleta puesto que le habían dicho que la zona era una de las más peligrosas del Callao. En realidad fue más susto que realidad.

Mi japonés tiene limitaciones, empero el inglés fue suficiente para aprender mucho sobre la cultura de Okinawa, sobre mis ancestros, el proceso de inmigración, etc. Ishikawa-san es una persona extremadamente amable, muy culta y con ese deseo de transmitir, de enseñar todo lo que sabe y lo que ha vivido, de compartir sus experiencias sin ningún tipo de egoísmo, de la manera más pura y desinteresada.

La crueldad del espacio (ahora que la letra es más grande y me impide escribir lo acostumbrado) me limita a contar una sola anécdota de aquella imborrable tarde: A la hora de la comida, en aquellos típicos locales de La Punta, el profesor deseaba comer sólo una sopa debido a que se sentía un tanto delicado y viajaba de retorno esa noche. La sopa que ordenó Mitsuya para Ishikawa-san fue una simple “parihuela”, lo que no sabía era su tamaño (sopera), se sorprendió tanto que pensó que era una para todos. No la pudo terminar. Cuando le dijimos que era para una sola persona, sonrió, para luego reír como diciendo “es imposible que un ser humano coma tanto” y luego brindamos a falta de “awamori”con Inka Kola -que afirmó le encanta- diciendo el tradicional “karí”.

¡Gracias Dr. Ishikawa Tomonori!

martes, febrero 07, 2006

El trabajo de los jóvenes voluntarios de 10º Conferencia WUB: Una entrevista a Haruo Inamine

1.- ¿Considera al trabajo voluntario como “trabajo real”, o necesariamente debe ser “remunerado”?

Todo tiene su valor, y por lo mismo todo trabajo debe ser “compensado”, no necesariamente con dinero o materialmente. Un error común en nuestras organizaciones nikkei es que muchas veces se sub-valora el supuesto trabajo “gratis”, sea por los directivos o sea por los asociados mismos. Muchos miembros de instituciones creen erradamente que por hacer labor voluntaria no remunerada no están obligados a hacerla de acuerdo con los estándares usuales. Es común oír la frase “no lo hice bien, pero ... total ... no me pagaron por ello”. Por otro lado, muchos directivos no tienen idea de cómo se “compensa” o “remunera” el trabajo voluntario de los asociados y colaboradores. Me centraré un poco en esta parte.

Te daré algunos ejemplos: primero que nada los directivos deben: (a) plantear una causa y metas justas, a la gente le gusta involucrarse y colaborar por metas superiores para estar dispuestos a sacrificar sus horas de ocio; (b) ofreciendo un buen plan de trabajo con anticipación, la gente quiere cooperar con directivos que saben a dónde van y que saben cómo conseguir las metas propuestas; (c) armando una buena organización, con reglas claras que respetarán todos, la gente desea ser parte de algo estructurado, donde sus aportes serán valorados apropiadamente, y donde no se cambian las normas por capricho de los directivos; (d) con buena motivación y dirección, sabiendo tratar adecuadamente a todos, sin desbordes emocionales; y (e) por supuesto, finalmente sabiendo agradecer apropiadamente los aportes y sacrificios de todos.

Lamentablemente muchos directivos creen que solo se trata de los agradecimientos finales. Si los directivos saben “compensar” adecuadamente desde un principio el trabajo voluntario de los asociados y colaboradores, pues ellos van a ofrecer también lo mejor de sus esfuerzos. Si se trabaja así el éxito está garantizado, y eso es quizás la mejor paga final. Así se logran cada vez metas superiores con responsabilidad compartida.

2.- ¿Cuéntenos cómo fue su experiencia al capacitar a los voluntarios de la 10º Conferencia WUB?

Fue muy valiosa e interesante la experiencia, trabajamos con hijos y parientes de asociados de la WUB-Perú, con gente de la SAN y con personas que se presentaron voluntariamente a colaborar apenas se enteraron de lo que estaban tratando de organizar. Dado que la WUB-Perú está compuesto por empresarios tuvimos que organizar de cero todos los cuadros juveniles para el evento. La SAN aportó su experiencia educativa en formación de equipos y capacitación directiva y participativa.

3.- ¿Piensa que el trabajo voluntario es parte del “kimochi”de los nikkeis?
Históricamente lo es, es parte de nuestro legado. Apenas llegaron los inmigrantes japoneses al Perú se empezó la organización de asociaciones, basada en el trabajo voluntario. Estas asociaciones hacian las funciones que el Estado peruano no les ofrecia por ser extranjeros, básicamente las organizaciones se desarrollaron a base de ayuda mutua y cooperación rotativa.

4.- Ya terminada la 10º WUB, ¿Cuál es su balance del desempeño de los jóvenes voluntarios?

El balance fue muy positivo y esperanzador. El desempeño de todos los Voluntarios fue muy bueno, según como se estimó durante su capacitación. Todos son muchachos y muchachas muy responsables y cumplieron sus puestos a cabalidad, con dedicación y entusiasmo. Este punto ha sido resaltado por los visitantes extranjeros y por los participantes que asistieron al evento.

5.- Qué mensaje daría a los voluntarios que participaron en la WUB y a la juventud nikkei en general?
Espero que la experiencia la aprovechen para su vida personal y profesional futura. El éxito logrado debe ser un aliciente para vertirlo en sus propias vidas: que cuando se proponen algo lo pueden conseguir si trabajan de manera planificada, organizada y con tesón y sacrificio. Espero también que participen más en nuestras instituciones nikkei y puedan seguir aprendiendo y aportando a la Comunidad.

miércoles, febrero 01, 2006

“BORGES Y LA GALLÍSTICA”: M.A. DENEGRI

Antes de empezar el artículo quiero comentar lo siguiente:

“10° CONFERENCIA INTERNACIONAL WUB”: Deseo rendir un homenaje inmenso a todos los “JÓVENES VOLUNTARIOS DE LA WUB”, a Don Haruo, Don Víctor y Don Alfredo (de la Comisión Organizadora por su apoyo y capacitación) A TODOS, por el rol tan importante que cumplieron el pasado lunes 30 (y los meses previos) en la 10° Conferencia Internacional WUB Perú-2006. “ESTIMADOS AMIGOS”, el anecdotario con las fotos se posterga hasta reunir una mayor cantidad de material -el tiempo me fue tirano-. El evento no hubiera tenido la calidad y nivel que tuvo sin su desinteresada participación y enorme trabajo: Desde esta modesta columna: ¡MI ENORME ADMIRACIÓN Y RESPETO!



Volviendo a lo nuestro: El intelectual Marco Aurelio Denegri es un aficionado a la gallística y en su libro "Arte y Ciencia de la Gallística hace una reflexión sobre el gran escritor argentino J. L. Borges y los Gallos, He aquí las trascripciones:

El gran escritor argentino Jorge Luis Borges fue en su juventud aficionado a las riñas de gallos.
En entrevista exclusiva concedida a Fabián Restivo, publicada en el diario limeño La Crónica, el 4 de julio de 1986, Borges manifiesta lo siguiente:

“Con los gallos se gana poco; primero porque va poca gente, y segundo porque hay que coimear a la policía. Mire, recuerdo que cuando yo vivía en Salto, todos los domingos en que estaba aburrido salía para la riña de gallos, que comenzaba a las ocho de la mañana, y lo primero que uno veía era un gran coche, y ése era el coche del comisario; y era natural, él venía y cobraba la coima; pero eso sucede en todo el mundo; ahora en este país sucede muchísimo. Todavía es costumbre ¿verdad?”.

En Buenos Aires había un solo reñidero: “quedaba -dice Borges- en Saavedra, pasando Núñez”.
Las riñas gallísticas, opina Borges, son espectáculo cruel, pero como él mismo reconoce, “a los gallos les gusta”.

Tomado de: Denegri, M. A. (1999). "Arte y ciencia de la gallística". Lima: Kavia Kobaya. pp. 35, Foto: (anexada entre la página 98 y 99).