FACTÓTUM

Artículos de diversa índole, en especial, de corte cultural, que son publicados semanalmente en un diario de la colectividad peruano-japonsa llamado: Perú Shimpo. Los artículos incluyen: arte, ensayos, investigaciones, cuentos, temas de actualidad, etc. Actualmente, publico otros escritos, además de fotografías y pinturas que están relacionados a temas de mi interés -que por cuestiones de espacio-, no los puedo publicar en el periódico.

domingo, abril 16, 2006

EXISTENCIALISMO: ALGUNAS PINCELADAS



Desde mi particular punto de vista y antes de tratar el tema en cuestión -en contraposición al artículo que publiqué la pasada semana- que tocaba el tema de cómo dos autores le dan sentido a la vida. Personalmente, considero que el vivir ya es admitir que la vida tiene un sentido a nivel inmediato; las razones del vivir las proporciona la vida misma, las alegrías, las motivaciones, las ilusiones (o los dolores), otra interesante idea es que el buscar una causa para vivir es ya una razón por sí misma; algo por demás interesante es que sea cual fuere la razón para vivir, sólo es importante y trascendente en la medida en que las personas se comprometan intensamente con ese proyecto. Ahora procederemos a tocar distintos autores:

"La Nausea" de Sartre nos dice: "Las palabras se habían desvanecido, y, con ellas, el significado de las cosas, su modo de empleo", si la vida no tiene sentido, todo lo material, lo existente también pierde su sentido (todas las cosas existen por existir). El personaje principal de la Nausea es un historiador que investigaba en todo momento, el sentido para él era el continuo estudio, cuando terminó su trabajo sobre un personaje histórico llamado Marqués Rollebon dijo lo siguiente: "Ya no escribo mi libro sobre Rollebon; se acabó, ya no puedo escribirlo. ¿Qué voy a hacer de mi vida? (...) El señor de Rollebon era mi socio: él me necesitaba para ser, y yo lo necesitaba para no sentir mi ser. Yo proporcionaba la materia bruta, esa materia bruta que tenía para dar y tomar, con la cual no sabía qué hacer: la existencia, mi existencia. Su parte era representar. Permanecía frente a mí y se había apoderado de mi vida para representarme la suya. Yo ya no me daba cuenta de que yo existía, ya no existía en mí sino en él; por él comía, por él respiraba, cada uno de mis movimientos tenía sentido fuera, allí, justo frente a mí, en él; ya no veía mi mano trazando las letras en el papel, ni siquiera la frase que había escrito; detrás, más allá del papel, veía al marqués que había reclamado este gesto, cuya existencia consolidaba este gesto. Yo era sólo un medio de hacerla vivir, él era mi razón de ser, me había librado de mí. ¿Qué haré ahora?".
Es menester conocer lo que Camus nos dice sobre el suicidio: "es la primera cuestión filosófica", Vale la pena mencionar el mito de Sísifo, (Sísifo ha sido condenado por los dioses a cargar una gigantesca piedra y llevarla hasta lo alto de una montaña, luego de hacerlo, ésta cae y por ende tiene que volver a subirla -esto ocurre eternamente-), Para Camus este esfuerzo no es vano, tiene un profundo significado: el espíritu del ser humano sólo se llena y justifica en la medida que realice el esfuerzo de levantar la roca y llevarla hasta lo alto de la montaña. Para Camus “la vida es absurda”, el ser humano debe optar por suicidarse o vivir, si opta por vivir debe comprometerse. Borges a propósito del suicidio afirmó lo siguiente "yo creo que el suicidio es un acto de valentía. Yo admiro a los suicidas. Bueno, Lugones dijo: Siendo el hombre dueño de su vida, lo es también de su muerte. Eso lo dijo unos veinte años antes de suicidarse, en Tigre. Morir es un acto de valor. Pero además está bien que el hombre decida ese acto tan importante. ¿Por qué dejarlo al azar o a un proceso cósmico? Mi abuelo se dejó matar, mi padre se dejó morir... Yo tengo una predicción así del suicidio, quien sabe si soy digno de ella, a lo mejor"

La muerte, el problema más universal del hombre, ¿existe realmente?, o es un invento; Borges dice lo siguiente: "El hombre ha creado a la muerte, ya que los animales no saben que mueren; ellos son inmortales, de hecho. Un chico es inmortal, también”. al tener conocimiento de la muerte, la hacemos existente, si no fuéramos conscientes de ella, no trascendería de ser sólo una palabra. Borges también comenta que "la muerte no es más terrible que el sueño. La idea es esa, seguramente, tememos la muerte y sin embargo todos los días la practicamos, que se yo, con mucha alegría... Al dormirnos... El insomnio es terrible. La inmortalidad se parecería al insomnio, ¿no?..." Borges menciona a la inmortalidad, a algunos les parecería algo sensacional, me permito traer a colación lo que ocurrió en la novela "Todos los hombres son mortales" de Simone de Beauvoir donde el personaje principal bebió una poción para ser inmortal, su vida fue desdichada, podía hacer cualquier cosa, pero pasados los siglos ¿que haría?. “Es una dicha para el hombre poder morir, pues gracias a esta condición su existencia puede hacerse dramáticamente intensa. Esta tesis no les gustará a las personas a quienes la vida, cualquiera que sea, les parece el bien supremo, así lleven una existencia simplemente larval. En realidad son los mortales los capaces de amar verdaderamente la vida, de correr riesgos y creer en el futuro, ya que saben que sólo disponen de una única existencia, que están destinados a morir tarde o temprano, y que por lo tanto deben apresurarse”.

1 Comments:

  • At 11:03 p. m., Anonymous Julio Suárez Anturi said…

    Vi recientemente en History Chanel el dilema de José Stalin frente a la muerte de Adolf Hitler. Pensaba Stalin que si Hitler tomó cianuro para morir, era un cobarde, pero si se había disparado en la sien, era valiente. Y se preocupó por probar que Hitler había tomado cianuro, porque su mayor enemigo no podía ser alguien valiente. Abrazo.

     

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home