FACTÓTUM

Artículos de diversa índole, en especial, de corte cultural, que son publicados semanalmente en un diario de la colectividad peruano-japonsa llamado: Perú Shimpo. Los artículos incluyen: arte, ensayos, investigaciones, cuentos, temas de actualidad, etc. Actualmente, publico otros escritos, además de fotografías y pinturas que están relacionados a temas de mi interés -que por cuestiones de espacio-, no los puedo publicar en el periódico.

viernes, junio 17, 2005

Miscelánea de autores

En esta oportunidad he querido hacer algo distinto a los catorce textos publicados anteriormente ya que me he permitido transcribir -sin ningún orden en particular-, pasajes de algunos autores que me han ido nutriendo a lo largo de mis 25 años. Espero que esta breve selección sea de vuestro agrado.

"El remordimiento crónico, y en ellos están acordes todos los moralistas, es un sentimiento sumamente indeseable. Si has obrado mal, arrepiéntete, enmienda tus yerros en lo posible y encamina tus esfuerzos a la tarea de comportarte mejor la próxima vez. Pero en ningún caso debes entregarte a una morosa meditación sobre tus faltas. Revolcarse en el fango no es la mejor manera de limpiarse".
Aldous Huxley "A brave new world"

"Sólo hay felicidad si nada exigimos del mañana y aceptamos del hoy, con gratitud, lo que nos trae. La hora mágica llega siempre".
"La infelicidad se convierte en felicidad cuando es asumida".
Herman Hesse, "Lecturas para minutos"

"Debemos agarrarnos al ahora, al aquí, a través de lo cual todo el futuro se zambulle en el pasado".
James Joyce, "Ulises"

"La paz de la mente es aquel estado mental en el que ha aceptado uno lo peor".
Lin Yutang, "Lo mejor de un viejo amigo"

"Estoy acostado en la cama en un dulce entresueño. Ya a las seis de la mañana, en un ligero primer despertar, llevo la mano hacia una pequeña radio que tengo junto a la almohada y aprieto el botón. Se oyen las primeras noticias de la mañana, apenas soy capaz de diferenciar las distintas palabras y vuelvo a dormirme, de modo que las frases de los locutores de convierten en sueños. Es el momento más hermoso del sueño, el instante más placentero del día: gracias a la radio soy consciente de que constantemente me duermo y me despierto de ese magnífico vaivén entre la vigilia y el sueño, que por sí mismo ya es causa suficiente para que el hombre no lamente haber nacido"
Milán Kundera, "La Inmortalidad"

"La grandeza del hombre consiste en que carga con su destino como el Atlas cargaba la esfera celeste a sus espaldas"
Milan Kundera, "La insoportable levedad del ser"

"En alguna parte, allí entre las montañas, cayó una hoja. Y cayó sobre la tranquila superficie de un estanque. Se formaron ondas y se extendieron hasta las orillas. Nadie supo de la hoja y nadie se preocupó de ella. Una hoja menos o unas cuantas ondas más no tienen mucha importancia en la vida del hombre. Sin embargo, la hoja y el estanque y las ondas, fueron todos ellos partes vitales en el infinito ciclo de transición del universo... Porque aunque una nación se desmorone, las montañas permanecen. Y, con las montañas, queda la eterna responsabilidad del hombre de preservar lo que es esencialmente suyo, que es su alma. Y con la responsabilidad queda la posibilidad de anhelar y esforzarse y la satisfacción que resulta de hacerlo".
Hanama Tasaki, "Las montañas permanecen"

"El hombre ha creado a la muerte, ya que los animales no saben que mueren; ellos son inmortales, de hecho. Un chico es inmortal, también. Los chicos viven cada instante y no tienen por qué suponer que van a cesar en algún momento. A eso se llega después (…) la muerte no es más terrible que el sueño. La idea es esa, seguramente, tememos la muerte y sin embargo todos los días la practicamos, que se yo, con mucha alegría... Al dormirnos... El insomnio es terrible. La inmortalidad se parecería al insomnio, ¿no?"
Jorge Luis Borges, entrevistado por Edgar O’Hara, "Tercio Incluido: las voces porteñas"

"Una vida intelectual como ésta protege, no sólo contra el tedio, sino también contra sus perniciosas consecuencias. Resguarda, en efecto, contra las malas compañías y contra los numerosos peligros, las desgracias, las pérdidas y las disipaciones a que uno se expone al buscar toda su felicidad en la vida real. Así a mí, por ejemplo, mi filosofía no me ha dado a ganar nada, pero me ha ahorrado mucho"
"El hombre normal, al contrario, está limitado, para los placeres de la vida, a cosas exteriores, tales como la riqueza, la posición, la familia, los amigos, la sociedad, etcétera; en eso se funda la felicidad de su vida; así que esta felicidad se desmorona cuando pierde esas cosas o experimenta decepciones. Para caracterizar este estado del individuo podemos decir que su centro de gravedad está fuera de él. Por eso sus deseos y sus caprichos son siempre variables: cuando sus medios se lo permitan, tan pronto comprará quintas como caballos, o bien dará fiestas, luego emprenderá viajes, y, sobre todo, llevará una vida fastuosa; todo eso precisamente porque busca en cualquier parte una satisfacción venida de fuera; así el hombre extenuado espera encontrar en caldos y en drogas la salud y el vigor, cuyo verdadero manantial es la fuerza vital propia. Para no pasar inmediatamente al extremo opuesto, tomemos ahora un hombre dotado de una potencia intelectual que, sin ser excesiva, excede si embargo, a la medida ordinaria y estrictamente suficiente. Veremos a este hombre, cuando las fuentes exteriores de placeres lleguen a agotarse o no le satisfagan cultivar como aficionado alguna rama de las bellas artes o bien alguna ciencia, tal como la botánica, la mineralogía, la física, la astronomía, la historia, etcétera, y encontrar en ella un gran fondo de goce y de recreo. Con este motivo podemos decir que su centro de gravedad está ya en parte en él"
Arthur Schopenhauer, "El arte de buen vivir"

LA VIOLENCIA FAMILIAR ESTA MAS CERCA DE LO QUE CREEMOS


Si es una víctima, DENUNCIE a su agresor, No tenga miedo.

Conocí a una joven que se casó precozmente y cuyo matrimonio se convirtió en una pesadilla -de cuyas secuelas aún no se recupera del todo-. Conocer este hecho me motivó a escribir el presente artículo. Brevemente resumiré su historia: A medida que pasaban los meses, la joven, convertida en esposa, dejó sus estudios universitarios para hacer más llevadero el embarazo -que fue una de la causas del matrimonio- pero tuvo la mala suerte que el hombre del que se enamoró no fue el mismo con el que se casó.

Su esposo, con estudios superiores y joven al igual que ella, empezaba lenta pero con buen paso a recorrer los derroteros de su profesión. Los amigos de ambos, la familia y absolutamente todos pronosticaban un futuro muy prometedor para esta joven pareja, -a pesar de la velocidad en la que se tomaron las decisiones-.

Después de un año, cuatro palabras fueron suficientes para resumir esta breve historia: VIOLENCIA CONTRA LA MUJER. Así fue, tuvo que soportar meses de abuso, llámese violencia física como golpes de todo tipo y violencia psicológica llámense insultos, chantajes, etc.

La primera reacción de esta persona -que es una de las más comunes en estos casos- fue soportar estoicamente el abuso, autoculpándose y considerando que los llamados "castigos físicos" eran merecidos a manera de penitencia, llorando a solas, soportando silenciosamente todo esto, en una casa que no era la suya. Para la joven, era preferible callar que denunciar los hechos para evitar soportar lo que consideraba "vergüenza pública" y que los amigos de la familia, o personas extrañas como médicos legistas o policías, supiesen de su problema aparentemente "casero" o "doméstico".

Las primeras reflexiones ante este relato fueron las siguientes, ¿por qué permitió por tanto tiempo el abuso?, ¿por qué no abandonó la casa inmediatamente?, ¿por qué no presentó una denuncia en la comisaría del distrito? En estos casos, la formación lleva y hace creer erróneamente que es preferible el silencio al escándalo. Seguí reflexionando al respecto y mi cuestionamiento fue mayor, ¿por qué los padres (los suegros) no intervinieron, ya que conocían del abuso (y siendo éstos profesionales)? A esta pregunta, le corresponde exactamente la misma respuesta de las dos anteriores.

Al investigar sobre la violencia familiar me encontré con estos alarmantes datos.
La violencia familiar vista en cifras:

Según "diversas organizaciones mundiales, al menos una de cada tres mujeres ha sido golpeada en todo el mundo (…)

El Instituto de Medicina Legal del Ministerio Público revela que en el Perú, durante el 2004 se realizaron 78 mil 441 reconocimientos clínicos por casos de violencia familiar. De acuerdo a estas cifras, se produjeron 215 casos de violencia doméstica al día, aproximadamente 9 casos de violencia familiar por hora (…)

Según datos publicados en la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar -ENDES- 2000, el 41 por ciento de las mujeres alguna vez unidas ha sido empujada, golpeada o agredida físicamente por su esposo o compañero, la mayoría de ellas (83 por ciento) a veces y un considerable 16 por ciento lo ha sido frecuentemente" (Fundación. Manuela Ramos).

De este porcentaje de mujeres maltratadas, "menos de la mitad de ellas pide ayuda a una persona cercana y tan sola 1 de cada 5 acude a una institución en busca de ayuda (ENDES 2000)" (Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán).

¿Qué es exactamente violencia familiar?, la ley 26260 de Protección frente a la Violencia Familiar la define como cualquier acción u omisión que cause daño físico o psicológico, maltrato sin lesión, inclusive amenaza o coacción graves, así como la violencia sexual que se produce entre miembros de una familia, o entre quienes habitan en el mismo hogar, siempre y cuando no medien relaciones contractuales y laborales (Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán).

Ante la breve historia que tuvo a su cargo la introducción a este tema y las contundentes cifras mostradas, me queda reflexionar sobre cómo la gente ha considerado por años a la violencia familiar como una asunto meramente doméstico, privado, y que debe ser ocultado en el núcleo familiar a toda costa, sin embargo, las sociedades evolucionan -lentamente pero lo hacen- y ahora, el maltrato familiar es visto como un atentado y lesión en contra de la dignidad, bienestar y los derechos humanos de las personas que tienen la mala suerte de ser víctimas.

Desde esta columna, me queda decir que si Usted es víctima de maltrato, DENUNCIE su agresor, no se sienta culpable, NADIE tiene el derecho de maltratarla ya sea física o psicológicamente, NO TENGA MIEDO, que existen numerosas organizaciones a las cuales puede acudir, solicitando apoyo legal y psicológico, asimismo en cada comisaría existen oficinas especializadas para atender casos de maltrato y el Ministerio de la Mujer cuenta con los Centros Emergencia Mujer (CEM) que se especializan en este tema. Recuerde, EL AGRESOR DEBE SER SANCIONADO, empero, sólo será así, si Usted lo DENUNCIA.

Puede encontrar mayor información en las siguientes páginas web:

http://www.manuela.org.pe/
http://www.flora.org.pe/
http://www.mimdes.gob.pe/

Claudia Oshiro y Shima Uta



Es la voz femenina de la canción Shima Uta en la versión del argentino Alfredo Casero, grabó junto a Gustavo Cerati (líder de Soda Stereo), ha participado en 3 bandas musicales en Buenos Aires (Jinshu, Sedai Band y Club Astrolabio) y actualmente trabaja junto a Miyazawa Kazufumi, creador de Shima Uta, además de vocalista y líder de The Boom.

Claudia Oshiro nació en Buenos Aires en 1979 y es hija de inmigrantes de la prefectura de Okinawa (Nago), canta en concursos de la colectividad argentino-japonesa desde los 5 años, ha estudiado taiko, eisa y es admiradora de músicos como Ishikawa Sayuri, Misia, Miyazawa Kazufumi, Oda Kazumasa, Misora Hibari, Rosana Falasca (cantante de tango argentina), Los Fabulosos Cadillacs, Soda Stereo. Celine Dion y Guns n’ Roses.

He aquí una entrevista concedida la semana pasada desde las oficinas Miyazawa Kazufumi en Tokio vía Internet.

¿Qué significa para ti la cultura okinawense y qué sientes cuando escuchas música de tus antepasados?

"Creo que es mi raíz. Porque aunque haya nacido en Argentina y haya crecido y estudiado dentro de esa sociedad, hay algo que es más fuerte -la sangre-, y es algo que tira mucho. La música okinawense se escuchaba en casa cuando yo era chica, así es que formaba parte de mi vida cotidiana. Pero recuerdo que la primera vez que escuche un CD de Kina Shokichi sentí como una gran nostalgia. Me llenaba todo el pecho y me daban como ganas de llorar. Creo que es el sentimiento uchinanchu que se siente en las canciones aunque no son de las más tradicionales".

¿Cómo vez a la cultura okinawense fuera de Okinawa?

"Me parece que la cultura Okinawense fuera de ella es muy fuerte porque creo que todos los que dejaron Okinawa por diferentes motivos, ven en la cultura, ya sea la música o el arte, como una forma de recordarla y sentirla mas cerca.

Veo que se trata de conservarla, y a veces sin hacer tanto esfuerzo por hacerlo, porque creo que se va trasmitiendo a las nuevas generaciones con mucha naturalidad por el hecho de amarla tanto y de seguir recordando la lejana tierra.

Creo que los okinawenses son muy orgullosos de serlo, no se si será por la historia".

¿Qué sentiste al colaborar con Gustavo Cerati y en que contexto se dio?

"Me encantó cantar con Gustavo Cerati. Fue una grabación para la banda de sonido de una película independiente en la que actuaba el nikkei argentino Atsushi Wada (quizás lo hayas conocido).

Grabe en el estudio de Gustavo Cerati, traduje al japonés una poesía escrita por el director de la película y fuimos haciendo una melodía sobre la música que Gustavo ya había hecho. Fue una experiencia muy nueva para mí, que nunca había participado de una grabación y menos con un artista reconocido. La película se llama "+bien" y en la banda de sonido la única canción cantada es la que yo participé, todas las demás son instrumentales".

¿Cómo cambio tu vida después de conocer a Alfredo Casero y grabar Shima Uta?

"Conocer a Alfredo Casero me cambio totalmente la vida, me abrió muchísimas puertas. Pude conocer a un montón de gente tanto en Argentina como en Japón. Si bien Alfredo no fue quien escribió la canción, fue el que hizo la conexión entre él y Miyazawa, Argentina- Japón y también hizo que Miyazawa me conociera a mí.

Pero tal como yo le dije justo el otro día a Miyazawa, si el no hubiese escrito Shima Uta, todos nosotros nunca nos hubiésemos conocido. Yo no estaría en estos momentos en Japón cantando en su banda y haciendo lo que mas me gusta, que es cantar.

La semana pasada realizamos un evento en el que Miyazawa invitó a los músicos que cantaron con nosotros durante la gira por Europa de principios de año.

Todos ellos cantan Shima Uta en su idioma, portugués, ruso, polaco. Conocieron a Miyazawa por medio de Shima Uta. Es una canción realmente increíble que une a personas con otras.

Antes de cantarla con Alfredo yo la cantaba con mi banda y también cada vez que hacíamos la bienvenida a alguien que venia desde Japón o solo para cantarla entre amigos".

¿Qué anécdotas me podrías contar de la grabación?

"A Alfredo lo conocí el mismo día que grabe la canción y como era la primera vez que grababa en estudio me dijo que cantara toda la canción como para calentar la garganta y acostumbrarme.
Así fue como quedo grabada la parte que canto como solista en la canción. Tampoco tuve mucho que corregirle sobre la pronunciación ya que Alfredo la cantaba casi perfectamente.
Aunque ese fue el día que lo conocí me dio la sensación de conocerlo de toda la vida".

¿Qué es para ti ser un nikkei argentino?

"Pensando en que la sociedad Argentina esta compuesta mayormente por inmigrantes, la mayoría italianos y españoles, pero hay de todo, alemanes, árabes, rusos, asiáticos y de muchos otros países europeos, los nikkei somos una comunidad más. Pero creo que al no tener facciones occidentales como todos los demás inmigrantes y ser minoría, los nikkei resaltamos en la sociedad argentina. Por eso aunque siendo argentinos creo que debemos cuidar de la cultura de nuestros ancestros y preservar la buena imagen que los primeros inmigrantes japoneses dieron siendo trabajadores y honestos. Creo que toda comunidad extranjera contribuye a formar la personalidad de ese país, por eso los nikkei tenemos que retribuir de alguna forma al país que nos acogió como inmigrantes, ya sea con arte, mentes dedicadas a la ciencia y desarrollo, etc.".

¿Qué problemas crees que deben ser superados en la colectividad nikkei en Argentina?

"Creo que debería haber mas unidad dentro de la comunidad y a la vez una mayor salida de los nikkei hacia la sociedad argentina. No digo que no haya personas que lo hagan, pero todavía son pocas y la colectividad no tiene mucho conocimiento sobre ello.

Creo que si hubiese una mayor información sobre nikkei ya sea profesionales o amateurs que estén triunfando en su carrera o vocación, se convertiría para los más jóvenes en confianza para lograr sus objetivos, que se puede".

¿Qué sentiste al cantar en el puente del Jardín Japonés en Buenos. Aires?

"Nunca había visto tanta gente dentro del Jardín Japonés, delante y detrás del puente habían alrededor de 5000 personas, que cantaban Shima Uta. Fue ¡increíble!

Y todavía se me pone la piel de gallina cuando veo esas imágenes. No podía creer que Miyazawa-cantante famoso en Japón y por ende para nosotros más que lejano, pensando que vivimos del otro lado del mundo- estuviera cantando allí y que yo también estuviera cantando".

¿Cómo te sientes trabajando con Miyazawa en Japón?

"Estoy muy contenta, porque estoy haciendo algo que me gusta, que es cantar, y haciendo realidad una parte de mi sueño que era cantar en Japón. Estoy aprendiendo muchas cosas y conociendo mucha gente, tanto en Japón como en otros países (cuando salimos de gira) y Miyazawa me da muchas posibilidades para cantar.

Me di cuenta de que yo misma, sin querer, siempre que me preguntaban si era japonesa, siempre contestaba que si, pero aclarando que era de Okinawa".

¿Cual es tu sueño más anhelado, el más grande?

"Poder llegar a ser vieja y morir habiendo cumplido con mis objetivos, como realizarme como profesional o ser feliz formando una familia".

¿Qué es para ti la felicidad?

"Es difícil, todavía no encuentro la respuesta".

¿Qué extrañas de Argentina?

"La familia, los amigos, los fines de semana ocupados cantando y bailando en eventos y encontrándome con mucha gente amiga".

¿Cuáles son tus planes para el futuro, cercano y lejano?

"Por el momento seguiré aquí en Japón cantando, que es lo que mas me gusta hacer. Todavía no tengo definido si voy a quedarme para siempre aquí o si vuelvo a la Argentina. Supongo que siempre que me pregunten seguiré diciendo que, por ahora me quedo aquí.

Pero me gustaría además de cantar en los conciertos de Miyazawa, poder hacer algún trabajo propio, ya sea un CD o algunas presentaciones.

Para un futuro lejano, me gustaría verme vinculada de alguna manera siempre con la música".

Vea vídeos de Claudia Oshiro en:

ww.uolsinectis.com.ar/especiales/mundial2002/mujer/musica.htm

SHIMA UTA: La historia detrás de la canción


Para el presente artículo debo agradecer a Hideki Yonashiro, amigo entrañable desde nuestros años en Jishuryo, quien me brindó la idea y contribuyó de manera activa en la elaboración de este texto.

La influencia okinawense en la música popular contemporánea llegó probablemente a su máxima expresión en tres hermosas y imperecederas canciones: Haisai Ojisan y Hana compuestas por Kina Shokichi y Shima Uta de Miyazawa Kazufumi. Las dos primeras, obras de un okinawense y la última, La Canción de la isla, elaborada por un joven ajeno a la cultura okinawense, nacido en la Prefectura de Yamanashi, concretamente en la ciudad de Kofu.

Shima Uta o Canción de la Isla tuvo tal éxito que llegó a cantarse y editarse más allá de las costas japonesas, en Buenos Aires por Alfredo Casero, y esta versión se escogió en diversos países -incluído el nuestro- para musicalizar el Mundial de Fútbol Corea-Japón 2002. El presente artículo trata de la historia y significado de esta canción.

El propio Miyazawa comenta “Yo fui a Okinawa para tomar algunas fotos para el tercer álbum de The Boom, el lugar era una muy bella área natural llamada Yambaru y fue allí en donde pude conocer más profundamente a Okinawa. Vi algunos restos de la Segunda Guerra Mundial y visité el Museo Himeyuri en donde aprendí que las estudiantes okinawenses se convirtieron en enfermeras voluntarias para cuidar a los soldados heridos. Como no podían escapar del ejército estadounidense en Okinawa, se escondían en cuevas, en donde muchos okinawenses murieron. Yo escuché esta historia de una mujer que fue una de esas chicas que sobrevivieron. Me quedé pensando sobre qué terrible debió ser aquella situación al salir del museo. Fuera de éste uno puede apreciar que hay cañas de azúcar que se mueven al compás del viento, y fue precisamente eso lo que me inspiró a escribir una canción, también pensé en dedicársela a aquella mujer que me contó la historia. Aunque había una atmósfera oscura, triste y sórdida en el museo, fuera del mismo, estaba aquel hermoso y alegre mundo. Este contraste fue inspirador y estremecedor a la vez. En Shima Uta hay dos tipos de melodía, una de Okinawa y la otra de Japón. Yo quería decir la verdad, es decir, que Okinawa se había sacrificado por el resto de Japón y que Japón debía asumir la responsabilidad por esto. En ese momento no estaba seguro de tener el derecho de escribir una letra tratando tan delicado tema porque soy japonés y ningún músico okinawense había hecho algo así (…) Hablé con Kina Shokichi (autor de Haisai Ojisan y Hana) y dijo que yo debía escribir la canción y cantarla, me dijo además que el pueblo de Okinawa está tratando de romper el muro entre ellos y la isla principal (Yamato) o los japoneses, él me dio el impulso para grabar Shima Uta”

He aquí la letra traducida de Shima Uta: El florecimiento del deigo llama al viento/ la tormenta llega con el resplandor del deigo/ la isla se llena de tristeza con la presencia de la tempestad/ canción de la isla súbete al viento y cruza los mares junto con los pájaros/ canción de la isla súbete al viento y lleva mis lágrimas/ cuando el deigo se marchita sólo quedan las olas/ nuestra pequeña felicidad es como las flores que se mecen en las olas/ entre cañas de azúcar cantamos juntos y entre cañas de azúcar nos separamos/ canción de la isla súbete al viento y cruza los mares junto con los pájaros/ canción de la isla súbete al viento y lleva mi amor/ mar, universo, dios, vida traigan paz para toda la eternidad.
Algunos datos curiosos sobre Shima Uta:
Shima Uta fue grabada originalmente por el grupo The Boom en Uchinaguchi (uno de los dialectos hablados en Okinawa) y vendió en 1993 más de un millón de copias, posteriormente se realizó una versión en japonés.
Alfredo Casero, artista argentino grabó el tema -al haberlo escuchado por casualidad en un restaurante de comida japonesa en Buenos Aires- en su álbum CASAERIUS La nikkei argentina Claudia Oshiro (quien ha colaborado con Gustavo Cerati) participó como corista de la misma, aportando un nuevo giro al estilo de la canción. Esta canción a pesar de ser grabada en japonés (con acento muy peculiar) ganó una serie de premios en su país.
Shima Uta fue cantada por Alfredo Casero y The Boom en Japón para el Mundial de Fútbol Corea-Japón 2002 ante 70 000 personas, ese mismo año, fue interpretada también en el Koohaku Uta Gassen de la NHK.
En Enero del 2003 Miyazawa Kazufumi editó su Best Álbum solista titulado MIYAZAWA-SICK, el cual incluye una particular versión en español de Shima Uta.
La flor del Deigo (deigo no hana) es, científicamente hablando la Erythrina Variegata. Erythrina palabra proveniente del griego que significa rojo. Variegata término derivado del latín variegatus-a-um que significa irregularmente coloreado. Esta planta es una especie muy espectacular en floración y requiere de un clima cálido, humedad y exposición al sol. Las hojas, frutos, flores y corteza tienen aplicaciones medicinales. Su color es rojizo intenso.
En la grabación de Shima Uta se utilizó el Sanshin, mas no el Shamisen. A menudo se suele llamar “Shamisen” al Sanshin. Sin embargo, ambos instrumentos tienen características que los diferencian notablemente, siendo dos de las más resaltantes las siguientes: el Sanshin es más pequeño que el Shamisen, el cuerpo del Sanshin está cubierto con cuero de serpiente o sintético mientras que el del Shamisen está cubierto con cuero de perro o gato.