FACTÓTUM

Artículos de diversa índole, en especial, de corte cultural, que son publicados semanalmente en un diario de la colectividad peruano-japonsa llamado: Perú Shimpo. Los artículos incluyen: arte, ensayos, investigaciones, cuentos, temas de actualidad, etc. Actualmente, publico otros escritos, además de fotografías y pinturas que están relacionados a temas de mi interés -que por cuestiones de espacio-, no los puedo publicar en el periódico.

miércoles, diciembre 21, 2005

Internet: lo bueno, lo malo y lo feo

Hace 9 años tuve la oportunidad de conectarme por primera vez a Internet (la llamada red de redes), quién iba a imaginar que su uso se iba masificar en los siguientes 5 años y que el “boom” de las cabinas y la tecnología iba a ser tan explosivo, incluso pudiendo utilizar un simple teléfono celular para ingresar a esta variopinta y confusa alcancía de información. Recuerdo que en ese entonces me conectaba a una velocidad de 24 Kbps (ahora utilizo 600 Kbps, es decir que ahora me conecto a una velocidad 25 veces superior y que en buen cristiano significa: “no tengo que esperar nada frente a la pantalla”).

Muchos de nosotros usamos Internet a diario, otros en cambio, se mantienen -por miedo de “borrar y malograr algo” o por propia decisión- al margen de la tecnología, no se acostumbran al avance abrumador de lo que se denomina generalizadamente la “revolución digital”; caso contrario ocurre con los jóvenes, por ejemplo, he podido apreciar en mis sobrinos y primos que aprenden a navegar y manejar la computadora mucho antes -incluso- de aprender a leer y escribir.

Este artículo pretende hacer algunas reflexiones sobre Internet y trataremos de esclarecer de la manera más sencilla posible, qué significa cada término que escuchamos a diario y que muchas veces repetimos sin comprender del todo, asimismo meditaremos sobre lo positivo del avance tecnológico así como sobre las consecuencias negativas que conlleva un mal uso del mismo y analizaremos qué tenemos que tomar en cuenta para no dejarnos arrastrar por la “vorágine digital”.

Vamos por partes: Siempre escuchamos el término digital (“bienvenido a la tecnología digital”, “celulares digitales”, “digitalizamos sus fotos y las grabamos en CD”, “cámaras digitales”, etc.). ¿Qué es algo “digital”?, ¿qué es la tecnología digital?. Dentro de la tecnología digital se encuentran las computadoras, Internet y todos los ejemplos mencionados; y significa -simplificando al máximo la explicación- que cualquier dato (debe entenderse como dato, alguna palabra escrita, música, fotos, etc.) es convertido en un código binario, es decir de 2 dígitos el 1 (uno) y el 0 (cero) y sobre la base de las infinitas combinaciones y cifras que puede tener el 1 y el 0, lo digital trabaja. Un ejemplo sencillo sería el caso de los teléfonos celulares que transforman nuestra voz a estos códigos y los transmiten por el aire, una retransmisora reenvía estos datos y otro celular -por ejemplo- se encarga de decodificar o regresar los números codificados a sonido audible y entendible, vale decir, convierte este acertijo de números, en voz humana de nuevo. Este principio funciona en todo lo digital (es por eso que en un CD podemos almacenar cientos de canciones o fotos, y para que se den una idea, la gigantesca Enciclopedia Británica se encuentra en apenas unos cuantos CDs).

¿Qué es exactamente Internet y qué nos permite?. Internet es una red informática mundial, descentralizada, formada por la conexión directa entre millones de computadoras en el mundo que utilizan estándares especiales llamados “protocolos”. Frecuentemente se cree que Internet es sinónimo de “www” (World Wide Web) cosa que no es así, “www” es una parte de los servicios que tiene Internet que consiste en la capacidad de transmitir datos (son las llamadas páginas web), además de este servicio, Internet tiene la posibilidad de poder realizar llamadas internacionales a bajo costo; puede transmitir grandes cantidades de información; permite la utilización de e-mails o correos electrónicos; conversaciones en línea (el llamado chat); servicios de mensajería a tiempo real mediante el “MSN Messenger” el “Yahoo Messenger”, el “Google Messenger”, “AOL”, “ICQ”, etc.); otro importante servicio es la capacidad de poder tener vídeo conferencias, es decir, hablar y poder ver a la persona con la cual estamos comunicándonos a “tiempo real” a pesar que se encuentre en el punto más alejado del mundo; entre otros tantos servicios.

Hasta ahora hemos tocado información exclusivamente objetiva, seguidamente haremos un análisis de lo que el uso de Internet conlleva.

Si bien es cierto, la información abunda en el ciberespacio, no toda la información que se brinda es fidedigna, para buscar datos, es necesario conocer la fuente de éstos. Como cualquier persona puede publicar en Internet, podemos encontrar noticias e investigaciones serias o mentiras muy bien tramadas, por eso es recomendable acudir a páginas serias, de ser posible, que sean de alguna universidad, instituto de investigación, u organización especializada. Este tema quiero desarrollarlo particularmente: Todos sabemos que la anorexia y la bulimia son enfermedades peligrosas que ponen en grave riesgo la vida de las personas que las padecen, -sin embargo y por increíble que parezca- hay páginas web que hacen apología a estas enfermedades brindando trucos para no ser detectadas por la familia, lo mismo pasa con las drogas, de la misma forma, existen páginas de cómo construir explosivos caseros, de pornografía enmascarada y contenidos no aptos para niños. El uso de internet debe estar sujeto a la supervisión de un adulto responsable (que establezca los contenidos adecuados) en el caso que un niño sea el usuario.

Otro problema que trae el uso excesivo de los servicios de mensajería instantánea (el Messenger, por ejemplo) es el tipo de interacción que se establece entre los usuarios “de manera virtual”, el trato y la conversación cara-a-cara se está perdiendo, cada vez la gente pasa mayor cantidad de tiempo “chateando” que relacionándose con otras personas en el sentido estricto del término, incluso muchos jóvenes prefieren usar Internet a una llamada telefónica o una breve visita a la casa del interlocutor -a pesar que viva a media cuadra-. Hay que tomar en cuenta que el ser humano es un ser social, un “zoopoliticon” concepto empleado por Platón y necesita del contacto con otros, y la interacción real y física es necesaria y se aprende mediante “ensayo-error”. Inclusive los juegos son “online”, es decir, los jóvenes juegan a través de Internet con sus amigos sin siquiera salir de sus casas.

Un fenómeno que ha aparecido recientemente es la página www.hi5.com (que es un punto de encuentro virtual para los jóvenes) en donde el usuario puede colocar sus fotos y ver las fotos y perfiles de otras personas, saber qué hacen, de qué colegio o universidad son, apreciar quiénes son sus amigos y qué dicen ellos acerca de los mismos, de la misma manera, uno puede ver a través de quien o quienes la persona se encuentra relacionada con uno, vale decir, qué amigos en común se tienen, a manera de un árbol de conocidos. Esto trae un problema: Cómo identificar quién dice la verdad y si los datos son realmente confiables (llámese fotos, estudios, nombres, apellidos, etc.). Esta página web es un interesante punto para tener en consideración.

Internet ha podido establecer un nuevo nivel de relación entre el usuario y la computadora, el “internauta” puede ser partícipe de lo que se podría denominar “un tipo de conversación” presionando un “link” o enlace de tal manera que se puede tener el control sobre lo que quiere ver, escuchar e interactuar a con la web que ha visitado. Internet ha logrado que la gente prefiera lo audiovisual e interactivo al placer que puede darnos el leer un buen libro, o disfrutar de un clásico de la literatura universal. ¿Cómo un libro de 200 páginas podría competir con un aparato que nos lleva a otro país y que además nos permite interactuar con él -siendo el personaje principal-, pudiendo escuchar música, ver imágenes y si por alguna razón, no es agradable lo que se ve, se cambia la página -cosa que no se puede hacer en un libro-, ya que se perdería el hilo de la trama. Es necesario enseñar al niño el valor de la lectura y que más que una tortura, el leer es uno de los placeres más grandes.

Otro problema del “chat” y de los “llamados mensajes de texto” es el proceso de destrucción de la ortografía, la gramática y sintaxis. Se prefiere el ahorro a la escritura correcta. Por ejemplo, las tildes se suelen suprimir y se reemplazan palabras por letras por ejemplo: en la frase: “Estoy contento por tu ingreso a la Universidad Católica.” (vean que Católica es un sustantivo propio que va con mayúsculas además de llevar tilde en la vocal “o” y la oración termina con punto.), que mucha gente escribiría “estoy :) X tu ingreso a la uni catolica” (sustituyendo el “contento” por “:)” el “por” por “X”, sin utilizar las tildes y las mayúsculas correspondientes además de reemplazar “uni” por “Universidad”). El uso genera costumbre y estamos presenciando una especie de creación espontánea de “neotaquigrafía” que se da sentada como correcta. Lo digo porque cuando suelo corregir textos, me encuentro con una serie de fallas y omisiones tremendas y asumo, que son como producto de este proceso que tiene al “chat” y a los “mensajes de texto” como factores principales

¿Qué hacer? Lo primero es entender y estar al tanto de la tecnología que aparece constantemente, luego supervisar el correcto uso de la misma y no dejar al adolescente o niño solo en la navegación en Internet, los contenidos deben ser supervisados por adultos responsables que puedan dar y enseñar las pautas para que el educando pueda determinar que información es útil y valiosa y qué es simplemente basura. Cuando le preguntaba a un amigo sobre la navegación por Internet, me decía que a estas alturas, los jóvenes no “navegan por Internet”, lo que hacen es “naufragan en un universo infinito de datos”.

Los padres, la familia y los educadores tienen un papel vital en enseñar a los niños y adolescentes el correcto uso de la tecnología y deben tener la capacidad de poder discernir y enseñar a discernir qué es útil y qué no lo es.

1 Comments:

  • At 5:20 p. m., Blogger Rain said…

    Andrés, esta vía internet ha cambiado el carácter de las relaciones humanas, o diría que las ha alterado y afectado. Estamos en una Era en la que Internet acerca a los serss humanops de distintas partes del hemisferio y asimismo las guía...
    Lo que recomiendas es, sí, lo más importante en esta explosión cibernaútica.

    Para mí, los blogs e internet me vislumbran búsquedas apasionantes...


    Un muy cálido salute.

     

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home