FACTÓTUM

Artículos de diversa índole, en especial, de corte cultural, que son publicados semanalmente en un diario de la colectividad peruano-japonsa llamado: Perú Shimpo. Los artículos incluyen: arte, ensayos, investigaciones, cuentos, temas de actualidad, etc. Actualmente, publico otros escritos, además de fotografías y pinturas que están relacionados a temas de mi interés -que por cuestiones de espacio-, no los puedo publicar en el periódico.

jueves, diciembre 08, 2005

El diario del Chavo del Ocho: Roberto Gómez Bolaños ("Chespirito")


Quién se iba a imaginar que el personaje más entrañable de "Chespirito" fuera producto de un diario -por llamarlo de alguna manera- que Roberto Gómez Bolaños encontró en un parque, luego que un niño le lustrara los zapatos y rápidamente vaya corriendo mencionando -emocionado- las palabras "torta de jamón", inmediatamente después que éste le pagara.


El niño del que Roberto Gómez Bolaños "Chespirito" nunca supo su nombre y a pesar de estar curtido por la hostilidad callejera, empero, siempre conservando la esperanza, la fe, el talante firme, y la inocencia e ingenuidad que posee todo infante, se convertiría en una estrella en gran parte del mundo, repartiendo ternura, cariño y felicidad hasta en los confines más recónditos del planeta.


El harapiento niño que decía al preguntarle su nombre: "da lo mismo, igual todos me dicen el Chavo del Ocho" y que dejó al correr presuroso, a comprar su torta de jamón un manuscrito, apenas legible, sucio, y desgastado por el uso y la vida hostil de la calle, se convertiría en el principio de lo que ahora el mundo conoce como el "Chavo del Ocho".


El leer el texto, -cuenta Gómez Bolaños- significó primero una sensación o sentimiento de violación de la privacidad del niño, para paulatinamente irse "convirtiendo en uno de inquietud, del cual pasaba después a la risa, la tristeza y el asombro".


Chespirito continúa: "Entonces me convencí de que era necesario dar al público la oportunidad de conocer ese mundo extrañamente optimista en que se puede desenvolver un niño que carece de todo, menos de eso que sigue siendo el motor del universo: la fe".
Con el pasar del tiempo, Gómez Bolaños intentó encontrar al niño en la misma banca, en el mismo parque, sin resultados positivos. Lo único que queda ahora es que él se comunique con Chespirito si lo considera correcto -sentencia Gómez Bolaños- y menciona seguidamente: "Si esto llegara a suceder, no pienses, Chavo que haré mal uso de nuestra posible amistad. Yo solo quiero darte las gracias. Gracias infinitas por todo lo que me dio ese personaje incomparable que es El Chavo del Ocho".


El texto en sí es un diario y un relato en primera persona de la vida antes de la vecindad -y durante ella-, de cómo sufrió el Chavo en las calles diversos abusos y cómo es que llegó a aquel barril y al famoso número ocho. Asimismo es un detallado recuento de las personalidades de cada uno de los particulares amigos, y vecinos del mismo, vistos desde la perspectiva de este niño, a veces tierno, a veces particularmente desatinado, pero que sin duda ha llegado y de seguro llegará a los corazones de quienes tienen y tengan la suerte de poder apreciar algún capítulo de esta serie que ha hecho reír y llorar a varios millones de personas por más de 35 años.


El texto termina con un recuento histórico escrito por Florinda Meza (Doña Florinda) -esposa en la vida real de Gómez Bolaños- quien comenta todos los lugares a donde este compacto grupo fue de gira a lo largo del tiempo que estuvieron juntos. Es realmente muy emotivo.
De Perú dice lo siguiente: "‘La gente acudió al aeropuerto en triciclos para recibir al Chavo del Ocho’. Así rezaba la nota periodística en referencia a la llegada del popular personaje. Pero la multitud no se concretó a llegar de la manera que pudo, sino que, además, derribó la cerca que delimita el espacio de las pistas de aterrizaje e invadió dichas pistas, forzando un rescate por parte de los elementos de seguridad del aeropuerto para poder sacar a los actores mexicanos a bordo de ambulancias que llegaron en su auxilio. El tránsito aéreo tuvo que sufrir un retraso de dos horas, tiempo que requirió el ejército para desalojar (sin ninguna violencia, desde luego) a las más de 50,000 personas que invadían la pista".


Me voy a permitir citar algunas frases de personas que lograron tener contacto con Chespirito y el elenco del Chavo del Ocho:


"El taxista de Buenos Aires: No es nada; yo no puedo cobrar a quien ha llevado tanta dicha a mi hogar" -le dice a Gómez Bolaños cuando éste le pensaba pagar-.


"El político de Costa Rica: Si tú, Chavo, lanzaras tu candidatura a la presidencia de este país, ganarías con un 99 por ciento de los votos".


"El maestro de escuela ecuatoriano: Recomiendo a mis alumnos que no se pierdan el programa del Chavo. Son más provechosos que muchos libros de texto".


"El niño que vende baratijas a los pasajeros del autobús en Guatabita, Colombia: "Mira, Chavo: aquí te traigo," -y muestra un Chavo rústicamente tallado en madera, que lleva colgado al cuello-Después: "Toma Chavo; te regalo esto" -la mercancía que estaba vendiendo-"".


En el homenaje a Roberto Gómez Bolaños que hizo este año, él contó esta última experiencia como una de tantas memorables. El elenco se tenía tallado cada quien en madera. Por supuesto compraron todo y no aceptaron los regalos, más bien, se sintieron maravillados y más maravillado se sintió el niño al darse con la sorpresa de ver a su ídolo, por pura casualidad y sin darse cuenta.


Señores, el Chavo del Ocho ha trascendido el tiempo y la lectura de este libro no es un recordatorio de nuestro pasado como niños, es un documento que debe llevarnos a reflexionar sobre nuestro presente, sobre el estado de los niños, sobre las injusticias, y sobretodo, acerca el fututo de un mundo que cada vez se hace más duro, competitivo y sórdido.


¡Gracias Chavo!, ¡Gracias Chespirito!, ¡Gracias Roberto Gómez Bolaños!


PD: Compren el libro ya que es muy bueno, creo haber dado suficientes referencias para que lo adquieran. Un plus: viene con ilustraciones en tinta china del mismo Chespirito de todos los personajes y de diversas situaciones de la vecindad.


Gómez Bolaños, R. (2005). El diario de El Chavo del Ocho. Punto de Lectura: Lima

4 Comments:

  • At 4:49 p. m., Blogger verolindapechocha said…

    Andrés! Justo acabo de postear yo también sobre el Chavo, pero te juro que no había visto tu post. Igual son posts bien diferentes. Un abrazo.

     
  • At 4:55 p. m., Anonymous consuelo gonzales said…

    Que interesante!la inspiración se encuentra en el lugar menos pensado...Ojalá que encuentren al Chavo!
    Gracias por el dato!

     
  • At 10:44 p. m., Blogger Lusaim said…

    El chavo es el ejemplo de ternura no sabia nada de sus origenes excelente post

     
  • At 5:52 a. m., Blogger Rain said…

    Gracias, ahora conozco el origen de la interpretación ...

     

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home