FACTÓTUM

Artículos de diversa índole, en especial, de corte cultural, que son publicados semanalmente en un diario de la colectividad peruano-japonsa llamado: Perú Shimpo. Los artículos incluyen: arte, ensayos, investigaciones, cuentos, temas de actualidad, etc. Actualmente, publico otros escritos, además de fotografías y pinturas que están relacionados a temas de mi interés -que por cuestiones de espacio-, no los puedo publicar en el periódico.

miércoles, diciembre 07, 2005

Alessandro Moreschi: El último representante de los cantantes “castrados”

La tradición de los cantantes castrados o “castrati” se puede remontar al siglo XII cuando en el Imperio Bizantino se usaban eunucos para ejecutar algunas composiciones musicales. A estos hombres se les extirpaban los testículos antes de entrar a la pubertad a fin de que conserven la tesitura de voz que los caracterizaba hasta el fin de sus días.

Hasta mediados del siglo XIX (1861 aproximadamente), la iglesia prohibía la actuación de mujeres en los coros religiosos y en especial en su Coro Sixtino, por ende se recurría únicamente a hombres para interpretar los temas musicales, he aquí en donde entran los “castrati”. Esta tradición fue eliminada en 1902 por el papa León XIII quien prohibió definitivamente estas inhumanas prácticas.

Desde el siglo XII hasta -aunque no lo crean- comienzos del siglo XX se compusieron piezas especiales pensadas únicamente para las voces de aquellos eunucos que tenían aquella voz artificial, única e irrepetible.

Actualmente no existen tales voces, ya que castrar a un niño es un acto bárbaro, abominable y atentatorio contra los derechos humanos y la dignidad de cualquier persona, es inmoral y compromete seriamente a la ética. Por tal motivo, se puede hacer una aproximación a cómo eran esas particulares voces: podemos imaginar una tesitura propia de soprano unida al mayor volumen de emisión al ser un hombre el que la emite.

Existen términos como tenores, sopranos, barítonos, lírica, contratenores, etc., muchos de los cuales solemos usar a diario, indiscriminadamente, sin conocerlos, vale decir, considerar sólo tenor a Pavarotti o Plácido Domingo, descartando a por ejemplo, Luis Miguel o en J-pop japonés a Hideaki Tokunaga. A continuación pretendo hacer un breve resumen de los términos para clasificar las escalas vocales tanto femenina como masculina.

No voy a incluir subescalas (como por ejemplo diferenciar los tipos de tesitura de voz de Pavarotti y Luis Miguel), empero, espero que la explicación sea suficiente para comprender los aspectos fundamentales de esta temática.

En cuanto a las escalas de la mujer tenemos en orden descendente (de la voz más aguda a la más grave) a la soprano, a la mezzo-soprano y a la contralto; en los hombres tenemos en el mismo orden al contralto (equivalente en nuestros días al castrati) éstos se basan básicamente en una técnica llamada “falsetto” para tener registros vocales que pueden llegar a compararse con los de las soprano (en el caso de las mujeres), en otras palabras, hombres que llegan cantando a notas altísimas, tan altas como lo más alto de la clasificación femenina. Probablemente el castrati más famoso de la historia sea Carlo Broschi conocido como Farinelli. Luego le sigue el tenor (aquí se encuentran Krauss, Domingo, Bon Jovi, Axl Rose, Hideaki Tokunaga. etc.); posteriormente tenemos el barítono y finalmente el bajo.

La historia del último de los castrati: Alessandro Moreschi

El cantante nació en Montecompatrio, Roma, en 1858. Doce años más tarde, en 1870, los ejércitos italianos terminaron con la soberanía temporal de la Iglesia, y la castración de niños con fines artísticos se hizo oficialmente ilegal en Italia. Por consiguiente cuando Moreschi estaba listo para comenzar su educación de vocal, era sumamente difícil encontrar a instructores en el empleo de una especie de voz que estaba ya casi muerta Sin embargo Moreschi comenzó sus estudios en 1871 en Scuola di Salvatore de San Lauro. Posteriormente él se hizo discípulo de Gaetano Capocci, un organista y el compositor de música de iglesia. Y así en 1883, a la edad de 25 años, entró en el Coro del Capilla Sixtina como solista, pese a la prohibición oficial, amparándose en que su castración fue realizada antes de que la ley fuese promulgada.

Moreschi cantó las principales obras para su tesitura, Laudamus Te, de Gaetano Capocci; Improperia, de Tomas Victoria; Mia Nemica la Cruda, de Palestrina; Ave Verum, de Salvatore Meluzzi; Tui Sunt Coeli, de Gustav Edward Stehle y el Ave Verum de Mozart.

Permaneció en el coro del Vaticano como solista hasta 1898, cuando a los cuarenta años es nombrado director del mismo con lo que compaginará la faceta de cantante y la de dirección. Circunstancias que mantendrá hasta su retiro en el año 1913 cuando se jubile a los cincuenta y cuatro años de edad.

Tras su retiro morirá solo y olvidado en una casa romana en el año 1922. (apuntes biográficos tomados y adaptados de: http://www.filomusica.com/filo23/jenri.html).

De Moreschi ha quedado preservada una grabación que data de 1902 en donde se puede apreciar el timbre y la particular tesitura de voz del único y último castrati que existió. Si bien es cierto, la calidad analógica de la grabación es mala, probablemente utilizando el viejo sistema de la cera, es una joya para la musicología el poder oír este documento histórico y artístico.

Si desean escuchar la única grabación de Moreschi pueden entrar y descargar los archivos “Ave María” y “Domine Salvum” en: http://joaquimllisterri.net/contratenores.html o escuchar a Moreschi y a los que serían sus seguidores, los contratenores en: http://www.epdlp.com/cantante1.php?cantante=Contratenores.

He aquí algunos datos curiosos sobre los castrati y lo bárbara de esta tradición:

El primer Castrato famoso reseñado, aparece en el Coro de la Capilla Sixtina y fue Hieronimus Rossinus, en 1562.

El Coro de la Capilla Real de Baviera hacia 1570 y bajo la dirección de Orlando de Lassus, contaba ya con seis Castrati.

La ablación de los testículos se realizaba entre los 12 y 14 años, luego el adolescente pasaba entre 8 y 10 años educando su voz únicamente.

4 Comments:

  • At 8:10 a. m., Blogger noemi said…

    Un precio muy alto por una buena voz, digo yo.

     
  • At 5:40 a. m., Blogger Rain said…

    ¿Cómo se sentirían estos niños destinados a ser castrados paar conservar una voz singular?
    ¿Se sentirían orgullosos, algunos o todos serían desdichados?

    Crueldad ...


    ...

    Salutes Andrés.

     
  • At 5:46 a. m., Blogger Rain said…

    Ah, olvidaba: hay voces singulares, envueltas en una atmósfera densa, del 'divismo' más exasperante, como es el caso de Luis Miguel, que por cierto tiene una voz potente... Y no me gusta en absoluto.

     
  • At 5:47 a. m., Blogger Rain said…

    Apunto que su 'divismo' carece de perspectiva, se engolosina en sí mismo y nada más...

     

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home