FACTÓTUM

Artículos de diversa índole, en especial, de corte cultural, que son publicados semanalmente en un diario de la colectividad peruano-japonsa llamado: Perú Shimpo. Los artículos incluyen: arte, ensayos, investigaciones, cuentos, temas de actualidad, etc. Actualmente, publico otros escritos, además de fotografías y pinturas que están relacionados a temas de mi interés -que por cuestiones de espacio-, no los puedo publicar en el periódico.

miércoles, noviembre 02, 2005

DON JUAN TENORIO: CRONICA DE UNA FUNCION QUE NO PUDE VER

Sé que hacer teatro en el Perú es difícil, se necesitan auspicios, dinero, mucho esfuerzo, trabajo y, sobretodo, que el público se interese por la propuesta o el proyecto que se pretende llevar a escena.

Hace algunos días (la pasada semana), compré mi entrada en Teleticket de Wong de San Borja a fin de poder apreciar la obra “Don Juan Tenorio” que presenta el Centro Cultural de España con la novedad que se iba a realizar la puesta en escena en el mítico cementerio Presbítero Maestro a las 7.30 p.m. La entrada la adquirí con varios días de anticipación y su precio (20 soles) incluía el transporte de ida y vuelta al cementerio desde 4 puntos: Plaza San Miguel, Larco Mar, el Centro Cultural de España y el Museo de la Nación. Los buses partirían a las 6.30 p.m.

Ya el día de la presentación, sábado 29 de octubre, acudí antes de la hora fijada al Museo de la Nación para darme con la sorpresa que no había cupo en el bus. El bus estaba repleto, por encima de su capacidad y había gente que iba a ir parada (Son los buses amarillos, típicos de las escuelas americanas).

Un grupo de 5 personas nos quejamos en el bus y una señorita quien dijo ser parte de la producción nos informó que el día anterior (viernes) habían tenido este mismo problema. Sin ánimo de generar mayores dificultades, decidimos ir por nuestros propios medios al cementerio. Ya era tarde, así que acudimos en taxi. “La función debe continuar” -pensamos-. Pero no fue así.

Llegamos al cementerio junto con los buses y nos dimos con la sorpresa que una persona que se identificó como la directora general de “Don Juan Tenorio”, Myrian Reátegui nos dijo a las personas aglomeradas (no podría dar el número exacto) que la función estaba pensada para mucho menor cantidad de público y que Teleticket habría “sobrevendido” entradas, es decir, ella -según comentó- contó las entradas y según su versión de aquel momento, sobrepasaban en 100 el número de asistentes. Lógicamente, las sillas no alcanzaban, hubieron problemas de visión, logística y nos afirmó que no era problema suyo, sino de Teleticket y que a ellos debíamos de reclamarles porque no se cumplió con lo que se había publicitado (el trasporte gratis y la apreciación de la obra).

Un grupo de personas, entre ellas, yo, decidimos decirle que tenía que tomar cartas en el asunto y preguntó quiénes estaban dispuestos a cambiar su entrada por otro día, algunos levantamos la mano y nos dijo que nos acercáramos a la puerta, en donde nos iban a atender y que ella en 5 minutos solucionaría todo. En la puerta, nadie sabía nada, los encargados no tenían ninguna orden y no atinaron a nada.

Pasaron 5 minutos y la directora general no llegó. Tuve que ir a buscarla al lugar en donde se presentaba la obra, por supuesto, terriblemente incómodo ya que no había ni un sólo sitio libre, la gente estaba parada y aglomerada y muchos se fueron enojados por este trato que considero carente de cordialidad para quien compra boletos a tiempo y llega puntual a los espectáculos.

La mencionada persona, nos dijo que habían hecho un contrato firmado y no era ella la responsable, que debíamos tratar con Teleticket -nuevamente- para ver los asuntos sobre la devolución del dinero o el cambio de fechas. Al final nos pidió nuestros datos (yo le di mi teléfono y mi correo electrónico), nos dio su nombre, teléfono y DNI y nos dijo que iba a solucionar esto el lunes a primera hora y que la llamemos al medio día.

Al final: un recorrido de hora y media, perdiendo el tiempo. No pude ver la obra, y vamos a ver si es que nos devuelven el dinero o nos cambian de fecha. Entiendo que se pueden presentar pequeños errores en una producción, empero ¿Teleticket y el Centro Cultural de España pueden cometer semejante absurdo?, ambos, una empresa y un centro cultural con tanta experiencia realizando este tipo de eventos. ¿De quién es el descuido?.

Increíble pero cierto: aparentemente 50 o 100 personas por encima de la capacidad del espectáculo. Vamos a ver que pasa. Considero esto un enorme abuso que espero solucione -cuanto antes- la producción de este evento.

El día lunes 31 llamé a la funcionaria y me dijo vía telefónica que eran 50 entradas de más y que el error fue dejar que los encargados de la puerta permitieran que personas fueran en fechas que no les correspondían, vale decir, no hubo “sobreventa” sino un ineficaz control en la entrada. Quedó en llamarme el mismo día, al medio día para solucionar el asunto. Nunca recibí llamada alguna.

Hoy miércoles 2 de noviembre, fecha en que acabo de redactar el artículo, no tengo respuesta del Centro Cultural de España, la funcionaria no llamó y de mi dinero, ni rastro.

Yo entiendo que hacer arte en nuestro medio es complicado, que existen muchas trabas y sobretodo, que llevar a escena una puesta de semejante envergadura es sumamente complicado. Pero no creo justificable este tipo de trato. Si una función se fija para un número de asistentes, por medidas de seguridad debe respetarse ese número y si ocurren “impasses” como este, los encargados de la producción están en la obligación de solucionar cualesquiera problemas que se puedan presentar. Para fines prácticos, uno paga para disfrutar de lo que se publicita y no para sufrir una serie de incomodidades y no ver la función.

Tenía muchas ganas y sobretodo una innumerable cantidad de expectativas de ver la obra, sin embargo salí desilusionado del evento.

Espero que el o los responsables asuman su error y por lo menos, devuelvan el valor de las entradas ya que no se cumplió con lo publicitado y sobretodo, no pude -y mucha gente tampoco- ver la obra.

Saben, las comparaciones suelen ser odiosas, empero, que diferencia con la organización del Lago de los Cisnes de Tchaikovsky, hace menos de un mes en el Teatro Segura, realmente impecable.
PD: Me acaba de llamar hace unos instantes (a las 8.38 p.m. del día 2 de noviembre) Myrian Reátegui para que me acerque a Teleticket de Wong de Benavides para que me puedan hacer efectivo la entrega de mi dinero. Ojalá sea así. Veremos mañana.

1 Comments:

  • At 11:34 a. m., Blogger Maniático said…

    diablos, estuve por ir en estos días. El aire mortal del lugar debe haber afectado...y sabes algo de la obra. está buena?

     

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home