FACTÓTUM

Artículos de diversa índole, en especial, de corte cultural, que son publicados semanalmente en un diario de la colectividad peruano-japonsa llamado: Perú Shimpo. Los artículos incluyen: arte, ensayos, investigaciones, cuentos, temas de actualidad, etc. Actualmente, publico otros escritos, además de fotografías y pinturas que están relacionados a temas de mi interés -que por cuestiones de espacio-, no los puedo publicar en el periódico.

sábado, setiembre 17, 2005

Martha Hildebrandt y el habla culta

Durante el último trimestre del pasado año, en una reunión informal en la casa de un amigo, el Dr. Armando Filomeno, surgieron algunas interrogantes -por llamarlas de alguna manera-, de carácter lingüístico. Aquella vez no pudimos llegar a ninguna conclusión puesto que a pesar de la gran sapiencia de mi interlocutor, el Dr. Filomeno, las preguntas que teníamos, pertenecían a otro rubro del saber, un rubro que no concernía a nuestros dominios. Empero, ambos teníamos conocimiento que la Dra. Martha Hildebrandt en numerosas entrevistas comentaba que absolvía preguntas por teléfono ya que consideraba que era una manera de contribuir a la educación en el Perú, vale decir, ella, sin importar quien llame, estudiantes, profesionales, madres de familia, alumnos de colegio, etc. respondía a sus dudas.

Días después, aún ingenuo -y recuerdo que fue un sábado-, tomé la guía telefónica y encontré su número. La llamé en la tarde. Una muy amable persona me sugirió que la que llamara en una hora. Puntualmente llamé a la hora siguiente y mi sorpresa fue muy grata ya que la mismísima Dra. Martha Hildebrandt me respondió cuantas preguntas le hacía sobre la correcta usanza del lenguaje, así también, emitió una opinión sobre el apócrifo poema que se le atribuye a Borges llamado ‘Instantes’ y me habló sobre los últimos años de la vida del literato y ensayista francés Emile Zola, entre otros temas. Aquella conversación bastante inusual para mí, duró casi una hora. Lo más extraño fue que en casa, mi familia no podía creer que estuviera hablando con ella y que fuera cierto aquello que la Dra. Hildebrandt denominaba “su pequeño aporte a la educación”. Durante la hora que duró la llamada, parte de mi familia se quedó perpleja en la sala, atentos a las preguntas que le hacía y por supuesto, luego, a las respuestas que ella daba.

Estimados lectores, Martha Hildebrandt es tal cual la ven en televisión, o aprecian en sus agudos comentarios en cuanta entrevista concede a la prensa escrita. Dice las cosas de frente y sin miedo a la censura, sin tapujos y sobretodo nada a media voz, al mejor estilo de Manuel González Prada.

¿Recuerdan esta frase de González Prada de 1888?: “Rompamos el pacto tácito e infame de hablar a media voz. Dejemos la encrucijada por el camino real y la ambigüedad por la palabra precisa”. Pues así es la Dra. Hildebrandt. Sin conocerme me hizo duras críticas a la situación del sistema universitario y sin pelos en la lengua me mencionó nombres y funcionarios que a su juicio no cumplían a cabalidad su labor, lo cual me impresionó sobremanera.

Hildebrandt me comentó que la furia y en ocasiones el odio, fueron sus aliados, es decir, aquellos compañeros que la obligaron a no rendirse y con mayor ahínco dedicarse a hacer las cosas bien, cuando me comentó esto, me vino a la mente un texto breve de Zola llamado ‘Mis odios’, ella pidió que le leyera un extracto (por razones de espacio, voy a recortar el texto): “Cada vez que me he rebelado contra las sociedades de mi tiempo, me he sentido rejuvenecer y he cobrado más alientos. He hecho mis compañeros al odio y a la arrogancia; me he complacido en aislarme, y en mi aislamiento he querido odiar cuanto atacaba a lo justo y a lo verdadero. Si hoy valgo algo, es porque estoy solo y porque odio (...) Odio a los hombres incapaces e impotentes; me molestan. Me han quemado la sangre y han estropeado mis nervios. Nada hay mas irritante que esos brutos que al andar se balancean como los patos y os miran con asombrados ojos y con la boca abierta (...) Odio a los necios que todo lo miran con desdén, a los impotentes que dicen que el arte y la literatura mueren de muerte natural. Ellos son los cerebros más vacíos y los corazones más secos (...) Los necios que no se atreven a mirar hacia delante, miran atrás. Quieren que el porvenir, las obras y los hombres, tomen por modelo el de los tiempos que fueron (...) Los odio” . Me comentó que el texto era muy bello y que concordaba con el autor de J’accuse (Yo acuso), recordemos que Emile Zola fue en su tiempo un tremendo crítico de la sociedad francesa.

Posteriormente decidí leer su libro ‘El habla culta (o lo que debiera serlo)’ en su segunda edición por la Editorial Peisa que es un texto extremadamente recomendable por su fácil lectura y sobretodo por su carácter esclarecedor acerca del uso de nuestra lengua.

Hildebrandt sobre su libro refiere: “El objeto de estudio de este libro es la lengua culta, la lengua del libro y la del periódico; la de la radio y la televisión; la de la cátedra, el debate y la conferencia, y también de la intimidad entre personas cultas”. Este texto agrupa más de un centenar de artículos sobre usos lingüísticos incorrectos (vale decir, palabras mal usadas), documentados ya sea en periódicos, novelas, textos, etc. en el idealecto de peruanos con educación superior.

Sólo un ejemplo: la palabra “Haiga” “es una forma anticuada del presente de subjuntivo (tercera persona singular) del verbo ‘haber’. La forma correcta es ‘haya’: “No creo que haya mucha gente”, “me tranquiliza que él no haya protestado”” Esta palabra “haiga” era una forma correcta durante el Siglo de Oro de la literatura castellana, empero “lo correcto de ayer puede ser lo incorrecto de hoy, y viceversa. El uso es el amo de la lengua. Y un amo arbitrario, sin duda, puesto que actualmente condena a “haiga” como forma vulgar mientras considera correctas formas verbales análogas como “traiga” y “caiga” (...) Tanto en América como en España la lengua general considera hoy la forma verbal “haiga” como inadmisible en el idiolecto de un hablante educado”.

Como ven, vale la pena leer este texto que da luces sobre el adecuado uso de varios cientos de palabras.


A propósito: sobre el apócrifo poema ‘Instantes’ atribuido a Jorge Luis Borges, pueden consultar: http://www.hum.au.dk/romansk/borges/bsol/iainst.htm

1 Comments:

  • At 11:47 a. m., Blogger WOMAN CENTER said…

    hola, hablar con Martha Hildebrandt...
    En hora buena, yo tambien quisiera tener ese placer, pero lo mas probable es que no este a su nivel, AUN, buen Blog ^_^
    saludos desde Moquegua

     

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home