FACTÓTUM

Artículos de diversa índole, en especial, de corte cultural, que son publicados semanalmente en un diario de la colectividad peruano-japonsa llamado: Perú Shimpo. Los artículos incluyen: arte, ensayos, investigaciones, cuentos, temas de actualidad, etc. Actualmente, publico otros escritos, además de fotografías y pinturas que están relacionados a temas de mi interés -que por cuestiones de espacio-, no los puedo publicar en el periódico.

lunes, setiembre 26, 2005

“Lolita” de Vladimir Nabokov: Aproximaciones a un análisis psicológico de Humbert Humbert


Introducción

La psicología no es una ciencia que rechace nutrirse de cuantas fuentes de conocimiento pueda, es decir, es factible que use disciplinas aledañas para de esta manera, afinque e incorpore nuevos conocimientos. Muestra de lo mencionado lo podemos encontrar en el acercamiento de la disciplina del comportamiento con la filosofía, la biología, la sociología, la antropología, etc. En el presente ensayo se realiza un acercamiento muy estrecho entre la literatura y la psicología.

A través de la literatura, diversos autores a lo largo de la historia han plasmado experiencias -algunas reales, otras no- que son fuente de análisis de diversas corrientes y consecuentemente diversos críticos literarios, es menester resaltar que el psicólogo o futuro psicólogo está en la capacidad de aplicar un análisis enfocándolo en su rama de acción particular, es decir, interpretar el comportamiento y motivaciones que impulsan al sujeto, y determinar si su actuar está dentro de los lineamientos “normales” o si se escapan y se intrincan en el reino de lo “patológico”.

La obra escogida es un clásico contemporáneo, Lolita de Vladimir Nabokov (1899-1977), historia que trata de Humbert Humbert, un hombre de cuarenta años que se encuentra obsesionado por la “doceañera” Lolita; en la novela se aprecian dos componentes que son la atracción perversa y el “seudoincesto”, además desde luego, de otros componentes como la neurosis. La novela es un itinerario de violencia, narrado con suma ironía, con abundantes sarcasmos y lirismo por parte del propio protagonista.

Los temas centrales del ensayo son la pedofília y la neurosis que se expresan de manera notoria en Humbert Humbert.

Pedofilia y Neurosis en Humbert Humbert

Indudable es que luego de cuarenta y cinco años, la obra Lolita de Vladimir Nabokov sigue causando controversia y es evidente que ésta no es la misma, y no arrebata con tan intensa magnitud a los apasionados lectores que se sumergen en su fosforescente trama, pero se debe tomar en cuenta en primer lugar la época y el lugar en la cual se publicó originalmente y la época en la cual estamos inmersos: una época de cambios, de post-modernismos, de neoliberalismo, de internet, de globalización, de libertad sexual, etc. León y Zambrano (2000; pg. 17) comentan sobre las condiciones de vida actuales lo siguiente: “En efecto, allí están: la clonación, la legalización del aborto y de la eutanasia, el indetenible avance de la automatización en el mundo del trabajo, la opción homosexual, el creciente cuestionamiento de la familia como institución, la soledad en la que vive un porcentaje elevado de personas. ¿Qué hacer con todo esto? ¿cómo abordarlo? ¿cómo integrarlo en un nuevo proyecto social signo del hombre?”.

Las personas denominan a los enteramente difusos, e incluso sombríos cambios que se experimentan como progreso, Solzhenitsyn (1996; pag. 7) con respecto al progreso dice lo siguiente: “el progreso ciertamente ha avanzado espléndidamente, pero nos ha conducido a consecuencias que las generaciones anteriores no podrían haber pronosticado”. Efectivamente, existen inmensa cantidad de efectos que podrían haberse interpretado como elucubraciones de Julio Verne, o incluso siendo más contemporáneos, tramas elaboradas por Aldous Huxley o George Orwell. Uno de estos cambios, es la revolución sexual, que se ilustrará brevemente: fue un complejo fenómeno que tuvo innumerable cantidad de determinantes, es innegable que uno de ellos fue la invención de la píldora anticonceptiva por Carl Djerassi en 1951 y su posterior comercialización a partir de 1961 (Telefónica del Perú, 2000). El progreso en la tecnología médica contribuyó ciertamente a un cambio en la mentalidad de occidente sobre lo que representa el sexo, evidentemente no fue sólo ese factor, se pueden traer a colación otros: Simone de Beauvoir y su inacabable lucha contra la discriminación de la mujer en la década del 40, Alfred Kinsey que funda en la Universidad de Indiana el instituto para la investigación sexual en 1947, los estudios de Gräfenberg y Benjamin entre 1950 y 1960, finalmente esta lista no estaría completa sin la mención de William H. Masters y Virginia Johnson con sus incesantes estudios sobre la sexualidad humana ya en la década del 70. Esta revolución ha acometido rotundamente en la mentalidad mundial y en especial occidental logrando de alguna manera que el libro Lolita pierda el tono escandaloso que lo antecedió casi media centuria antes.

Ortega y Gasset (1981) dijo: “Hay, sobre todo, épocas en que la realidad humana, siempre móvil, se acelera, se embala en velocidades vertiginosas. Nuestra época es de esta clase porque es de descensos y caídas”. Este ilustre pensador, acertó en esta acuciosa frase, por un lado existe el genoma humano, y por otro, no se puede tolerar a la homosexualidad, el mundo avanza en un mar de información llamado internet y en Israel, personas luchan por que son de ideologías religiosas distintas, esto se sintetiza en una sola palabra: intolerancia.

Dentro de los círculos literarios es harto conocido que la obra “Lolita” hizo millonario a Nabokov, pero sin duda, el intrincado malentendido generado por la obra, continua hasta nuestros días, un poco de historia sería algo adecuado: Para que la obra de Nabokov fuera publicada, tuvo que ser rechazada por cuatro editoriales, la editora encargada de publicar por primera vez el libro en cuestión fue Olympia Press, esta empresa tenía entre dentro de su catálogo desde burdas obras pornográficas hasta textos contestatarios a cargo de Henry Miller. La novela, “Lolita”, apareció en 1955 y un año después fue prohibida en Francia por ser considerada obscena. Paralelamente a este hecho, Graham Greeene, crítico literario sobresaliente, la consideró la mejor obra del año; esta deferencia ocasionó una polémica tremebunda y un estigma de novela maldita que aún en la actualidad posee. En 1958 apareció la edición estadounidense además de docenas de publicaciones en distintos países.

Antes de pasar propiamente a la trama de la obra, es menester traer a colación lo siguiente: Nabokov tiene un cierto parecido con Borges, puesto que desde la literatura ataca con mordaz sabiduría e ironía las costumbres del sistema establecido, centrándose en la hipocresía burguesa; Nabokov se divertía observando la reacción de los ciudadanos ante la lectura de su obra. Nabokov (1999) creó el término “Nínfula” que en idioma original es “the nimphet” Vargas Llosa (1990), Este término adquiere su real magnitud en cuanto se relaciona con las fantasías y ansias de pervertidos en torno a niñas prepuberales o puberales. En otras palabras, la obra cuajó los términos nínfula y Lolita. Para ser explícitos Humbert Humbert: Nabokov (1999; pag 23) define el término nínfula como: “Entre los límites de los nueve y los catorce años, surgen doncellas que revelan a ciertos viajeros embrujados, dos o más veces mayores que ellas, su verdadera naturaleza, no humana, sino nínfica (o sea demoníaca); propongo llamar nínfulas a esas criaturas escogidas (...) En realidad quería que el lector considerara los nueve y los catorce como los límites -playas espejeantes, rocas rosadas- de una isla encantada, habitada por esas nínfulas mías y rodeadas por una mar vasto y brumosos. Entre esos límites temporales”

Trama de la obra

La obra es la confesión escrita de Humbert Humbert, a los jueces del tribunal que van a juzgarlo, por asesino (de Clare Quilty) y por su predilección por niñas precoces. La historia primigenia, es decir donde conoce a Lolita, Dolores, o Dolly ocurre en Ramsdale, Nueva Inglaterra. Esta niña tenía exactamente cuando la conoció, doce años y siete meses.

En Ramsdale con la acuciosa necesidad de llegar a Lolita, H. H. (Humbert Humbert) desposa a una acomodada ciudadana de clase media -evidentemente burguesa- de dicha ciudad llamada Charlotte Becher Haze quien es madre de Lolita. El azar es una situación facilitadora de los hechos posteriores, ya que logra que la madre muera en un accidente de tráfico, (la situación fue la siguiente: la madre se enteró que H. H. no la quería, que estaba con ella sólo para llegar a la hija, Charlotte salió corriendo de la casa, obnubilada por la circunstancia que experimentaba y no midió las consecuencias de sus actos, se abalanzó a la calle y un auto la golpeó). En virtud a esto, el padrastro, tomó posesión legal de la niña y el camino fue más fácil. La relación semi-incestuosa de Lolita con su padrastro dura cerca de dos años, al cabo de los cuales, Lolita se fuga con Clare Quilty, a quien luego de una tortuosa búsqueda, Humbert Humbert da muerte (por celos). Este es el crimen por el cual va a ser juzgado cuando se pone a escribir el manuscrito.

Humbert Humbert cuenta esta historia con pausas, pistas falsas, intrigas, suspensos, ironías, pensamientos repetitivos y ambigüedades propias de un neurótico. La historia es escandalosa, mas no pornográfica, no es siquiera erótica ni obscena, en ninguna página de la voluminosa obra existe una escena de sexo explícito. Humbert Humbert no es un libertino, ni un sensual, es apenas sólo un obseso. Su historia es escandalosa, ante todo, porque él la siente y la presenta así, subrayando a cada paso su demencia y su monstruosidad (estas palabras las emplea él; podemos decir entonces que hay consciencia de que algo anda mal). Esta noción del protagonista de que algo es literalmente diferente y tiene un carácter transgresor confiere a la trama su índole malsana y moralmente inaceptable.

Paralelamente a la pasión manifiesta que subyace en la obra, existe el pensar neurótico de Humbert Humbert quien a veces con alusiones, artimañas, adivinanzas, alteran el desarrollo de la historia. Así ocurre con las elucubraciones en torno al personaje alter ego de Humbert Humbert , es decir Clare Quilty. Su aparición trastoca el libro, encamina la narración hacia un punto casi impensable, imprevisible, Kafkiano

¿Quién es este extraño sujeto?. Este hombre es un extraño automóvil que cual fantasma aparece y desaparece, es un perfil borroso atiborrado de miedo e inseguridad, es una colina a lo lejos, es temor, ansiedad y aprehensión, es una aparición en un juego de tenis, y una miríada que sólo una neurosis detallista y alerta puede reconocer. Ya en el encarcelamiento, nuestro narrador, Humbert Humbert escribe la historia que ya conocemos, va reconstruyendo con un neurótico detalle las peripecias felices que pasó por dos años con su “nínfula” a través de toda norteamérica. Es en este recuento que va encontrando pistas aún mayores del desconcertante Clare Quilty. Ellos revelan un conocimiento poco menos que omnisciente de la vida, la cultura y las manías del narrador y una suerte de complicidad subliminal entre ambos. Hace no menos de unos párrafos se afirmó que este mítico y misterioso personaje es el otro yo de Humbert Humbert, se hace esta afirmación debido a que es la persona que anda también tras una nínfula, tiene intereses intelectuales semejantes y acepta sobremanera los acertijos de H. H., además que sagazmente lo persigue durante media norteamérica, tiene contactos furtivos con Lolita, deja pruebas precisas para activar la neurosis de Humbert Humbert, pero no las suficientes para hacer que éste lo encuentre. Existe una lucha constante de intelectos neuróticos entre ambos, yo y otro yo, Humbert Humbert y Clare Quilty, moral y contra-moral, etc.

Podría parecer que la escena cúspide de la obra es el contacto carnal entre estos dos personajes, Lolita de doce años y Humbert Humbert, cuarentón pedofílico y además neurótico, mas no es así, la principal escena de la obra es básicamente el demorado, sigiloso y persecutorio asesinato de Clare Quilty. Escena cargada de sensaciones, sentimientos, culpa, desintegración psíquica y moral. Luego de la consecución del acto, Humbert Humbert (todo esto pasó luego que Lolita se fuga con Quilty) observa detenidamente el cuerpo inerte, abatido y vencido de su contrincante como Moriarty observó Holmes y viceversa, como la eterna lucha de Dr. Jackyll y Mr. Hyde y consecuentemente la destrucción de ambos, etc. El remordimiento que sintió fue insoportable e insoslayable, se detestó así mismo. Para detallar lo que es el remordimiento, se debe traer a colación a Huxley (1980; pp. 9) que en su obra “Un mundo feliz” dice al respecto lo siguiente: “El remordimiento crónico, y en ello están acorde todos los moralistas es un sentimiento sumamente indeseable. Si has obrado mal, arrepiéntete, enmienda tus yerros en lo posible y encamina tus esfuerzos a la tarea de comportarte mejor la próxima vez. Pero en ningún caso debes entregarte a una morosa meditación sobre tus faltas. Revolcarte en el fango no es la mejor manera de limpiarse”. Esta alusión positiva sobre lo que debe ser el remordimiento, no le ocurrió a Humbert Humbert, quien escribiendo el manuscrito rememoró cada minucioso detalle de lo acontecido con Lolita y su víctima.

Vale la pena traer a colación que H. H. ha sido internado en hospitales de salud mental por sus arranques de locura, por la angustia que le provocaba tener vínculos sentimentales y sexuales con niñas. Humbert Humbert confesó en más de una oportunidad que tenía relaciones con mujeres de su edad, pero que eran una suerte de paliativos ante la necesidad de poseer lo que él denominó “nínfulas”.

Pedofília: Definición y Criterios Diagnósticos

Para tener un conocimiento claro de la que es este trastorno sexual, se recurrirá al (DSM-IV, 1995; pag. 540-541). “La característica esencial de la pedofilia supone actividades sexuales con niños prepúberes (generalmente de 13 o menos años de edad). El individuo con este trastorno debe tener 16 años o más y ha se ser por lo menos 5 años mayor que el niño. En los adolescentes mayores que presentan este trastorno no se especifica una diferencia de edad precisa, y en este caso debe utilizarse el juicio clínico; para ello, debe tenerse en cuenta tanto la madurez sexual del niño dentro de un margen de edad particular. Algunos individuos prefieren niños; otros, niñas y otros los dos sexos. Las personas que se sienten atraídas por las niñas, generalmente las prefieren entre los 8 y 10 años, mientras que quienes se sienten atraídos por los niños los prefieren algo mayores. La pedofilia que afecta a las niñas como víctimas es mucho más frecuente que la que afecta a los niños. Algunos individuos con perdofilia sólo se sienten atraídos por niños (tipo exclusivo), mientras que otros se sienten atraídos por adultos (tipo no exclusivo). La gente que presenta este trastorno y que utiliza a niños según sus impulsos puede limitar su actividad simplemente a desnudarlos y observarlos, a exponerse frente a ellos, a masturbarse en su presencia o acariciarlos y tocarlos suavemente. Otros, sin embargo, efectúan felaciones o cunnilingus, o penetran la vagina, la boca, el ano del niño con sus dedos, objetos extraños o el pene, utilizando diversos grados de fuerza para conseguir estos fines. Estas actividades se explican comúnmente con excusas o racionalizaciones de que pueden tener valor educativo para el niño, que el niño obtiene placer sexual, o que el niño es sexualmente provocador, temas que por lo demás son frecuentes en la pornografía pedofílica.

Los individuos pueden limitar sus actividades a sus propios hijos, a los ahijados o a los familiares, o pueden hacer víctimas a niños de otras familias. Algunas personas con este trastorno amenazan a niños para impedir que hablen. Otros particularmente quienes lo hacen con frecuencia, desarrollan técnicas complicadas para tener acceso a los niños, como ganarse la confianza de la madre, casarse con una mujer que tenga un niño atractivo, (...) Excepto los casos de asociación con el sadismo sexual, el individuo puede ser muy atento con las necesidades del niño con el fin de ganarse su afecto, interés o lealtad e impedir que lo cuente a los demás. El trastorno empieza por lo general en la adolescencia, aunque algunos individuos manifiestan que no llegaron a sentirse atraídos por niños hasta la edad intermedia de la vida. AL frecuencia del comportamiento pedofílico fluctúa a menudo con estrés psicosocial. El curso es habitualmente crónico, en especial en quienes se sienten atraídos por los individuos del propio sexo. El índice de recidivas de los individuos con pedofilia que tienen preferencia por el propio sexo es aproximadamente el doble de los que prefieren al otro sexo”.

Los criterios diagnósticos del DSM-IV (1995) son los siguientes:

A.- Durante un período de al menos 6 meses, fantasías sexuales recurrentes y altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos que implican actividad sexual con niños prepúberes o niños algo mayores (generalmente menores de 13 años o menos).

B.- Las fantasías, los impulsos sexuales o los comportamientos provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.

C.- La persona tiene al menos 16 años y es por lo menos 5 años mayor que el niño o los niños del Criterio A.

Nota: No debe incluirse a individuos en las últimas etapas de la adolescencia que se relacionan con personas de 12 o 13 años.

Neurosis: Definición y Criterios Diagnósticos

Horney (1993) explica claramente lo que es un neurosis “En primer lugar, los neuróticos discrepan de los seres comunes en sus reacciones. Así tenderemos a considerar neurótica a una joven que prefiera quedar en el anonimato, negándose a aceptar una aumento de sueldo y a identificarse con sus superiores; o bien a una artista que sólo gane treinta dólares por semana cuando podría tener ingresos superiores, dedicando algún tiempo más a sus labores, y que, en cambio, opte por gozar de la existencia en la medida en que se lo permitan sus modestos ingresos, malgastando buena parte de su vida en compañía de mujeres o entregado a meras aficiones técnicas. La razón por la cual llamamos neuróticas a tales personas reside en que la mayoría de nosotros estamos dominados -acaso exclusivamente- por normas de conducta que entrañan un anhelo de progresar en el mundo, de aventajar a otros, de ganar más dinero que el requerido para el sustento. (...) Alcanzamos nuestro concepto de la normalidad adoptando ciertas pautas de conducta y de sentimientos vigentes en un grupo determinado que las impone a todos sus miembros ; pero olvidamos que esas pautas varían con la cultura, la época, la clase social y el sexo (....) Conociendo nuestras condiciones culturales de vida nos será fácil llegar a una comprensión harto profunda del carácter especial de los sentimientos y las actitudes normales, y siendo las neurosis desviaciones del tipo normal de conducta, también ellas podrán comprenderse mucho mejor”

Características de la Neurosis según Horney (1993):

A.- Cierta rigidez en las reacciones. Se entiende por esto a la ausencia de flexibilidad para afrontar nuevas situaciones.

B.- Una estimable discrepancia entre las capacidades del individuo y sus realizaciones. Se entiende por esto que el sujeto siga siendo improductiva aún cuando sus dotes o capacidades permitan que sea sobresaliente, pero que sin embargo no las utilice. El neurótico tiene la impresión de que el mismo es un obstáculo en su propio camino.

C.- Angustia y las defensas que se levantan en torno a ella, esa angustia es el factor que desencadena el proceso neurótico y lo mantiene en actividad.

Criterios diagnósticos que cumple Humbert Humbert

Pedofília


Criterio A.- Humbert Humbert desea sexualmente a Lolita, niña de doce años, tiene fantasías sexuales con ella y desea copular con la mencionada. Además esta conducta tuvo antecedentes: Nabokov (1999; pag. 15) “¿Tuvo Lolita una precursora? Naturalmente que la tuvo. En realidad, Lolita no hubiera podido existir para mí si un verano no hubiese amado a otra niña iniciática”, Nabokov (1999l pag, 15) dice además: “Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío , alma mía. Lo-li-ta: la punta de la lengua emprende un viaje de tres pasos desde el borde del paladar para apoyarse, en el tercero, en el borde de los dientes. Lo. Lo. Ta.

Era Lo, sencillamente Lo, por la mañana, un metro cuarenta y ocho de estatura con pies descalzos. Era Lola con pantalones. Era Dolly en la escuela. Era Dolores cuando firmaba. Pero en mis brazos era siempre Lolita”.

Criterio B.- Estas fantasías llevaron a Humbert Humbert a un estado en el cual, Lolita era lo único importante, dejó todo, trabajo, hogar, y demás por aventurarse en un viaje de dos años a través de norteamérica para huir de su alter ego. El deterioro social del personaje principal era sobremanera extremo ya que prácticamente no tenía vida social, amigos, etc. Toda persona que se acercaba a Lolita era mal recibida, incluso era interpretada esta situación como agresión.

Criterio C.- Humbert Humbert es una persona de cuarenta y cinco años aproximadamente, Lolita tiene doce.

Neurosis

Criterio A.- Durante su viaje a través de Estado Unidos, Humbert Humbert debió adaptarse a diversas situaciones pero no lo logró, no pudo afrontar coherentemente la seudopersecución de Clare Quilty, no supo afrontar la relación con Lolita incluso Nabokov (1999; pag. 191) refiere: “En los días de ese frenético viaje nuestro, no dudaba que como padre de Lolita Primera era un ridículo fracaso. Hice cuanto estuvo a mi alcance. Leí y releí un libro con el título inocentemente bíblico de conoce a tu propia hija, comprado en la misma tienda donde compré para Lo, en su decimotercer cumpleaños, un volumen en edición de lujo , con ilustraciones comercialmente hermosas de La sirenia.”.

Criterio B.- Humbert Humbert era una persona sobremanera inteligente, culta e incluso profesor de diversas materias, pudiendo llegar profesionalmente lejos, no lo hizo puesto que huyó con Lolita. Para ejemplos dos citas: Nabokov (1999; pag. 22-23) “Mientras fui estudiante en Londres y París, (...) Mis estudios eran minuciosos e intensos aunque no precisamente fructíferos. AL principio proyecté graduarme en psiquiatría”, luego Nabokov (1999; pag. 159) anota: “Fue entonces cuando empezaron nuestros prolongados viajes por todos los Estados Unidos. Pronto llegué a preferir cualquier otro tipo de alojamiento para turistas”

Criterio C.- Humbert Humbert sentía angustia por la relación que tenía con Lo, además la aprehensión que sentía puesto que consideraba que todos deseaban algo con Lolita y la inseguridad que esto ocasionaba hacía que éste se encontrase de manera constantemente alerta y se disponía a la huida en cualquier momento. La manera como manejaba los celos era sencilla: evitaba que Lolita tuviera relación con hombres, y si esto ocurría, inmediatamente huía. Para disminuir la angustia que soportaba, elaboró un plan que llegó a su consumación con el asesinato de su perseguidor.

Luego del asesinato, Humbert Humbert decidió escribir con detalle patológico su historia, una voluminosa cantidad de páginas y de detalles (350). El propio H. H. anota: Nabokov (1999; pag 335) “Hace cincuenta y seis días, cuando empecé a escribir Lolita, primero en la sala de observación para psicópatas, después en esta reclusión bien caldeada, aunque sepulcral, pensé que emplearía estas notas in todo durante mi juicio, no para salvar la cabeza, desde luego, sino el alma. En plena tarea, sin embargo, comprendí que no podía exhibir a Lolita mientras viviera. Quizá use partes de esta memoria en sesiones herméticas, pero su publicación ha de diferirse”.

Referencias

American Psychiatric Association (1995). DSM-IV Barcelona: Masson

Horney K. (1993). La personalidad neurótica de nuestros tiempos. Barcelona: Paidós.

Huxley, A. (1980). Un mundo feliz. Barcelona: Plaza y Janés.

León, R., Zambrano, A. (2000). El hombre y la historia en Erik. H. Erikson Lima: Universidad Ricardo Palma, publicación de la asignatura Sistemas Psicológicos Contemporáneos, Facultad de Psicología.

Nabokov, V. (1999). Lolita. Barcelona: Anagrama.

Ortega y Gasset, J. (1981). “La rebelión de las masas” Lima: Universo.

Solzhenitsyn, A. (1996). Reflexiones en la víspera del siglo veintiuno. En : Gardels, N. O., ed., Fin de Siglo. Grandes pensadores hacen reflexiones sobre nuestro tiempo, México D.F., Mc Graw Hill, 4-15.

Telefónica del Perú. (2000). Etecé. Lima : Telefónica del Perú.

Vargas Llosa, M. (1990). La verdad de las mentiras. Argentina: Seix Barral.
PUEDEN ENCONTRAR INFORMACION SOBRE EL LIBRO EN ESTE BLOG: http://elgatodescalzo.blogia.com/

2 Comments:

  • At 11:58 p. m., Anonymous Anónimo said…

    Sr. Kishimoto:

    Interesante su nota. Es importante el aporte ,desde otras disciplinas, al análisis de textos literarios. Y lo digo, con relación a ciertas valquirias que se rasgan las vestiduras cada vez que una obra de ficción es sometida al lente de las ciencias sociales, la psicología, etc. Hay quienes creen ser originales por copiar los disfuerzos de Borges (a él se los podemos tolerar) y se dedican a proscribir cualquier acercamiento que no sea el estrictamente filológico o crítico en cuanto a "la escritura". Felcitaciones por su blog.

    R. Quesada.

     
  • At 9:21 p. m., Blogger Rain said…

    Esta novela es una novela hito y verla enfocada por ti en un plano que no se apega a lo estrictamente literario me resulta relevante.

     

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home