FACTÓTUM

Artículos de diversa índole, en especial, de corte cultural, que son publicados semanalmente en un diario de la colectividad peruano-japonsa llamado: Perú Shimpo. Los artículos incluyen: arte, ensayos, investigaciones, cuentos, temas de actualidad, etc. Actualmente, publico otros escritos, además de fotografías y pinturas que están relacionados a temas de mi interés -que por cuestiones de espacio-, no los puedo publicar en el periódico.

sábado, setiembre 17, 2005

26 años: Muchas gracias por su “bonhomía”

El día de mañana, 9 de septiembre cumplo 26 años. Saben, en un cuarto de siglo pasan muchas cosas en la vida y mis vivencias las tengo ordenadas en imágenes muy claras desde mis años en Jishuryo, tengo recuerdos de la entrañable y excelente persona, Sarita -que continúa trabajando por los niños y por la institución-, asimismo y aunque suene inverosímil, del que entonces era presidente de la APAFA, Don Lucho Kawashima que me sigue llamando "Andresito" -a pesar de los años transcurridos-, recuerdo a Don Víctor -que dicho sea de paso- continúa igual y tan empeñoso como siempre en su puesto. Por mi nostalgia de estos años pasean alegremente mil y una travesuras y a mi memoria vienen con mucha facilidad y claramente las tortugas "mascotas" de Jishuryo, el viejo auditorio y sobretodo, los trajes japoneses con los que solíamos cantar en los diversos festivales, mi profesora América Massa, Nancy Mas, Mercedes Izique etc. Luego llegó el colegio.

Estudié 11 años en el Colegio La Unión, y a quien le debo el poder leer y escribir es a la Profesora Martha Huamán Salvador, quien fuera mi profesora en primero, segundo y tercer grado de primaria (que luego de 13 años acudió a mi graduación en la universidad). En ocasiones, cuando regreso al colegio y me encuentro con las profesoras María Luisa Uemura y Lucy Girano, me cuentan las travesuras y lo inquieto que era a tal punto que para aplacar mi galopante exceso de energía, idearon un sistema: durante la última media hora de clases, me encargaba de recoger los partes diarios de algunos grados y entregarlos a subdirección, esa fue mi tarea, y hoy, cuando comento esto con ellas, nos reímos mucho puesto que el objetivo era mantenerme ocupado siempre en diferentes menesteres. No podía estar quieto, -me comentan siempre con una sonrisa-.

En secundaria, muchos profesores ayudaron a que definiera mis gustos por las humanidades, recuerdo a Enrique Caloggero, profesor de literatura -que descansa en paz- y a Juan Flores, profesor de Razonamiento Verbal, de ambos adquirí el amor por la literatura, el gusto por la lectura. Los profesores Santiago Csirke, Jorge "Koke" Contreras, Manuel Gayoso y Edith Martínez me impulsaron a tener sentido crítico, a nunca dar las cosas por sentadas, a dudar, a cuestionar, me dieron las bases de lo que luego se convertiría en una de mis pasiones: la filosofía.

Los IFU, con sus respectivos teatros junto con el Koohaku me enseñaron a no tener miedo a hablar y exponer ideas frente a gente, supe lo que significa ganar, y más aún que a veces, es necesario "perder para poder ganar". Muchas veces, el perdedor, aprende muchísimo más que aquel que gana. Delia Ishibashi de Kuribayashi y Yoshi Hirose, contribuyeron mucho en mi desarrollo personal y en el área artística, ellos me impulsaron a vencer temores y enfrentarme al público (cosa que me sirvió luego en la universidad), etc. Mi inolvidable "promo", cómo olvidar a mis amigos y compañeros de la promoción 96, que no voy a nombrarlos porque se extendería el artículo demasiado con los más de 100 nombres. Es imposible olvidar las "palomilladas" de adolescente, la magia que encierra "el primer beso" o el primer enamoramiento, entre otras tantas cosas que guardo en un espacio muy importante y muy emotivo de mi memoria.

Luego vino la vida universitaria y la maestría, reconozco que tuve que adaptarme a la real sociedad peruana, desgraciadamente, pasé por un período de reeducación, al entrar en contacto con personas que no pertenecían a la colectividad nikkei, que poseen distintas costumbres, etc. Cuando ingresé a Psicología, mi idea fue la de ser psicólogo clínico, empero, cuando conocí a mi amigo, el Dr. Ramón León, descubrí mi vocación real: la investigación, él me convenció que aquella curiosidad e inquietud que siempre tuve, podría canalizarla en hacer investigaciones y así fue como comencé a dar mis primeros pasos en un espacio al que en nuestro medio no se le toma mucha importancia, las personas que siguen mi columna saben que me especialicé en el tema de la discriminación hacia los homosexuales (la homofobia), además de otros tipos, ya sea por género, raza, etc. En la universidad conocí el mundo de la política estudiantil, estuve en el tercio estudiantil por 3 años: dos veces en el Consejo de Facultad de Psicología y uno en el Consejo Universitario, me siento privilegiado por dos razones: la primera de ellas es que los alumnos de mi universidad confiaron en mi 3 veces entregándome sus votos y la segunda, pude entre los 19 y 22 años aprender y formar parte en el manejo y la toma de decisiones de una organización (presupuesto, reformas curriculares, cuestiones administrativas, etc) con más de 11 mil personas entre estudiantes, catedráticos y personal administrativo y de servicio. La universidad me brindó la oportunidad de viajar y de conocer otras culturas, de asistir a congresos internacionales, de ser ponente, etc. Mi agradecimiento eterno al Dr. Iván Rodriguez Chávez, presidente de la ANR, al Mg. Gerardo Choque quienes siempre me apoyaron y confiaron en mí, a mis padres por financiar mi carrera y las excentricidades de su hijo.

Ya, en la maestría en Ciencia Política, yo fui el menor de todos los estudiantes puesto que tenía 23 años, estudie con Oficiales del Ejército del Perú cuya edad promedio era de 36 años, aprendí su disciplina, su entrega, también pude conocer de dos comandos de la Operación "Chavín de Huantar" y cómo sucedieron los hechos aquella tarde de 1997, no me narraron lo que "históricamente" se conoce, me contaron y me hicieron vivir aquello que sintieron, el miedo, la ansiedad, la cuenta regresiva, lo que pasaba por sus mentes en aquellos momentos y cómo se abrasaron antes y después de la operación ya que sabían que se jugaban y jugaron la vida. Cuando escuché la historia, me sentí muy conmovido ya que el relato dejó de ser una narración simple de hechos fríos para dar lugar a emociones, sentimientos: alegría por el éxito y tristeza por las muertes. Uno de mis profesores fue el General de División (r) Francisco Morales Bermúdez, quien tuvo que soportar -y ahora en retorspectiva- muchas preguntas impertinentes de mi parte sobre su gobierno. Pero nunca perdió la cordura, siempre respondió cuanta pregunta le hiciese con mucho respeto. En mi defensa puedo decir, que quien no pregunta, no aprende, ¿verdad?

En lo personal, de mi vida universitaria, recuerdo "al primer amor de mi vida", la publicación de mi libro, de diversos artículos en distintas revistas, etc. Recuerdo en especial a 3 amigos, dos de ellos viven en España y una en Quito, con ellos pasé probablemente los mejores momentos universitarios en viajes, salidas, y por qué no decirlo -ya que era más joven- "juergas".

Mi balance es positivo, aunque confieso que tengo metas que no he logrado cumplir todavía, pero en eso consiste la vida, en seguir luchando hasta lograr las cosas que uno se propone. Si uno no se sacrifica, no trabaja, no es coherente con lo que dice, piensa y hace, no logrará lo que se ha propuesto. He tendido muchas decepciones, quizá más que aciertos, empero uno aprende y trata de no cometer los mismos errores. Me he equivocado mucho, pero he aprendido y estoy arrepentido de mis yerros. Sí, 26 años, y una vida para seguir luchando por lo que creo y por mis sueños. Gracias a todos los que fueron mis formadores, guías y quienes tuvieron que ver con mi desarrollo personal, espiritual y profesional a lo largo de estos 26 años. ¡MUCHAS GRACIAS!

2 Comments:

  • At 12:13 p. m., Blogger Rain said…

    ¡Ah, un gran abrazo de blog a blog , de voz a voz,Andrés!.

    (Primeramente leí el post más reciente y luego vine aquí...)

     
  • At 2:00 p. m., Blogger F said…

    nunca entendi eso de hacer un estudio psicologico de una obra literaria.... HH es un personaje de ficcion!!!!! no es un ser humano...

     

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home