FACTÓTUM

Artículos de diversa índole, en especial, de corte cultural, que son publicados semanalmente en un diario de la colectividad peruano-japonsa llamado: Perú Shimpo. Los artículos incluyen: arte, ensayos, investigaciones, cuentos, temas de actualidad, etc. Actualmente, publico otros escritos, además de fotografías y pinturas que están relacionados a temas de mi interés -que por cuestiones de espacio-, no los puedo publicar en el periódico.

viernes, junio 17, 2005

SHIMA UTA: La historia detrás de la canción


Para el presente artículo debo agradecer a Hideki Yonashiro, amigo entrañable desde nuestros años en Jishuryo, quien me brindó la idea y contribuyó de manera activa en la elaboración de este texto.

La influencia okinawense en la música popular contemporánea llegó probablemente a su máxima expresión en tres hermosas y imperecederas canciones: Haisai Ojisan y Hana compuestas por Kina Shokichi y Shima Uta de Miyazawa Kazufumi. Las dos primeras, obras de un okinawense y la última, La Canción de la isla, elaborada por un joven ajeno a la cultura okinawense, nacido en la Prefectura de Yamanashi, concretamente en la ciudad de Kofu.

Shima Uta o Canción de la Isla tuvo tal éxito que llegó a cantarse y editarse más allá de las costas japonesas, en Buenos Aires por Alfredo Casero, y esta versión se escogió en diversos países -incluído el nuestro- para musicalizar el Mundial de Fútbol Corea-Japón 2002. El presente artículo trata de la historia y significado de esta canción.

El propio Miyazawa comenta “Yo fui a Okinawa para tomar algunas fotos para el tercer álbum de The Boom, el lugar era una muy bella área natural llamada Yambaru y fue allí en donde pude conocer más profundamente a Okinawa. Vi algunos restos de la Segunda Guerra Mundial y visité el Museo Himeyuri en donde aprendí que las estudiantes okinawenses se convirtieron en enfermeras voluntarias para cuidar a los soldados heridos. Como no podían escapar del ejército estadounidense en Okinawa, se escondían en cuevas, en donde muchos okinawenses murieron. Yo escuché esta historia de una mujer que fue una de esas chicas que sobrevivieron. Me quedé pensando sobre qué terrible debió ser aquella situación al salir del museo. Fuera de éste uno puede apreciar que hay cañas de azúcar que se mueven al compás del viento, y fue precisamente eso lo que me inspiró a escribir una canción, también pensé en dedicársela a aquella mujer que me contó la historia. Aunque había una atmósfera oscura, triste y sórdida en el museo, fuera del mismo, estaba aquel hermoso y alegre mundo. Este contraste fue inspirador y estremecedor a la vez. En Shima Uta hay dos tipos de melodía, una de Okinawa y la otra de Japón. Yo quería decir la verdad, es decir, que Okinawa se había sacrificado por el resto de Japón y que Japón debía asumir la responsabilidad por esto. En ese momento no estaba seguro de tener el derecho de escribir una letra tratando tan delicado tema porque soy japonés y ningún músico okinawense había hecho algo así (…) Hablé con Kina Shokichi (autor de Haisai Ojisan y Hana) y dijo que yo debía escribir la canción y cantarla, me dijo además que el pueblo de Okinawa está tratando de romper el muro entre ellos y la isla principal (Yamato) o los japoneses, él me dio el impulso para grabar Shima Uta”

He aquí la letra traducida de Shima Uta: El florecimiento del deigo llama al viento/ la tormenta llega con el resplandor del deigo/ la isla se llena de tristeza con la presencia de la tempestad/ canción de la isla súbete al viento y cruza los mares junto con los pájaros/ canción de la isla súbete al viento y lleva mis lágrimas/ cuando el deigo se marchita sólo quedan las olas/ nuestra pequeña felicidad es como las flores que se mecen en las olas/ entre cañas de azúcar cantamos juntos y entre cañas de azúcar nos separamos/ canción de la isla súbete al viento y cruza los mares junto con los pájaros/ canción de la isla súbete al viento y lleva mi amor/ mar, universo, dios, vida traigan paz para toda la eternidad.
Algunos datos curiosos sobre Shima Uta:
Shima Uta fue grabada originalmente por el grupo The Boom en Uchinaguchi (uno de los dialectos hablados en Okinawa) y vendió en 1993 más de un millón de copias, posteriormente se realizó una versión en japonés.
Alfredo Casero, artista argentino grabó el tema -al haberlo escuchado por casualidad en un restaurante de comida japonesa en Buenos Aires- en su álbum CASAERIUS La nikkei argentina Claudia Oshiro (quien ha colaborado con Gustavo Cerati) participó como corista de la misma, aportando un nuevo giro al estilo de la canción. Esta canción a pesar de ser grabada en japonés (con acento muy peculiar) ganó una serie de premios en su país.
Shima Uta fue cantada por Alfredo Casero y The Boom en Japón para el Mundial de Fútbol Corea-Japón 2002 ante 70 000 personas, ese mismo año, fue interpretada también en el Koohaku Uta Gassen de la NHK.
En Enero del 2003 Miyazawa Kazufumi editó su Best Álbum solista titulado MIYAZAWA-SICK, el cual incluye una particular versión en español de Shima Uta.
La flor del Deigo (deigo no hana) es, científicamente hablando la Erythrina Variegata. Erythrina palabra proveniente del griego que significa rojo. Variegata término derivado del latín variegatus-a-um que significa irregularmente coloreado. Esta planta es una especie muy espectacular en floración y requiere de un clima cálido, humedad y exposición al sol. Las hojas, frutos, flores y corteza tienen aplicaciones medicinales. Su color es rojizo intenso.
En la grabación de Shima Uta se utilizó el Sanshin, mas no el Shamisen. A menudo se suele llamar “Shamisen” al Sanshin. Sin embargo, ambos instrumentos tienen características que los diferencian notablemente, siendo dos de las más resaltantes las siguientes: el Sanshin es más pequeño que el Shamisen, el cuerpo del Sanshin está cubierto con cuero de serpiente o sintético mientras que el del Shamisen está cubierto con cuero de perro o gato.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home