FACTÓTUM

Artículos de diversa índole, en especial, de corte cultural, que son publicados semanalmente en un diario de la colectividad peruano-japonsa llamado: Perú Shimpo. Los artículos incluyen: arte, ensayos, investigaciones, cuentos, temas de actualidad, etc. Actualmente, publico otros escritos, además de fotografías y pinturas que están relacionados a temas de mi interés -que por cuestiones de espacio-, no los puedo publicar en el periódico.

viernes, junio 17, 2005

Miscelánea de autores

En esta oportunidad he querido hacer algo distinto a los catorce textos publicados anteriormente ya que me he permitido transcribir -sin ningún orden en particular-, pasajes de algunos autores que me han ido nutriendo a lo largo de mis 25 años. Espero que esta breve selección sea de vuestro agrado.

"El remordimiento crónico, y en ellos están acordes todos los moralistas, es un sentimiento sumamente indeseable. Si has obrado mal, arrepiéntete, enmienda tus yerros en lo posible y encamina tus esfuerzos a la tarea de comportarte mejor la próxima vez. Pero en ningún caso debes entregarte a una morosa meditación sobre tus faltas. Revolcarse en el fango no es la mejor manera de limpiarse".
Aldous Huxley "A brave new world"

"Sólo hay felicidad si nada exigimos del mañana y aceptamos del hoy, con gratitud, lo que nos trae. La hora mágica llega siempre".
"La infelicidad se convierte en felicidad cuando es asumida".
Herman Hesse, "Lecturas para minutos"

"Debemos agarrarnos al ahora, al aquí, a través de lo cual todo el futuro se zambulle en el pasado".
James Joyce, "Ulises"

"La paz de la mente es aquel estado mental en el que ha aceptado uno lo peor".
Lin Yutang, "Lo mejor de un viejo amigo"

"Estoy acostado en la cama en un dulce entresueño. Ya a las seis de la mañana, en un ligero primer despertar, llevo la mano hacia una pequeña radio que tengo junto a la almohada y aprieto el botón. Se oyen las primeras noticias de la mañana, apenas soy capaz de diferenciar las distintas palabras y vuelvo a dormirme, de modo que las frases de los locutores de convierten en sueños. Es el momento más hermoso del sueño, el instante más placentero del día: gracias a la radio soy consciente de que constantemente me duermo y me despierto de ese magnífico vaivén entre la vigilia y el sueño, que por sí mismo ya es causa suficiente para que el hombre no lamente haber nacido"
Milán Kundera, "La Inmortalidad"

"La grandeza del hombre consiste en que carga con su destino como el Atlas cargaba la esfera celeste a sus espaldas"
Milan Kundera, "La insoportable levedad del ser"

"En alguna parte, allí entre las montañas, cayó una hoja. Y cayó sobre la tranquila superficie de un estanque. Se formaron ondas y se extendieron hasta las orillas. Nadie supo de la hoja y nadie se preocupó de ella. Una hoja menos o unas cuantas ondas más no tienen mucha importancia en la vida del hombre. Sin embargo, la hoja y el estanque y las ondas, fueron todos ellos partes vitales en el infinito ciclo de transición del universo... Porque aunque una nación se desmorone, las montañas permanecen. Y, con las montañas, queda la eterna responsabilidad del hombre de preservar lo que es esencialmente suyo, que es su alma. Y con la responsabilidad queda la posibilidad de anhelar y esforzarse y la satisfacción que resulta de hacerlo".
Hanama Tasaki, "Las montañas permanecen"

"El hombre ha creado a la muerte, ya que los animales no saben que mueren; ellos son inmortales, de hecho. Un chico es inmortal, también. Los chicos viven cada instante y no tienen por qué suponer que van a cesar en algún momento. A eso se llega después (…) la muerte no es más terrible que el sueño. La idea es esa, seguramente, tememos la muerte y sin embargo todos los días la practicamos, que se yo, con mucha alegría... Al dormirnos... El insomnio es terrible. La inmortalidad se parecería al insomnio, ¿no?"
Jorge Luis Borges, entrevistado por Edgar O’Hara, "Tercio Incluido: las voces porteñas"

"Una vida intelectual como ésta protege, no sólo contra el tedio, sino también contra sus perniciosas consecuencias. Resguarda, en efecto, contra las malas compañías y contra los numerosos peligros, las desgracias, las pérdidas y las disipaciones a que uno se expone al buscar toda su felicidad en la vida real. Así a mí, por ejemplo, mi filosofía no me ha dado a ganar nada, pero me ha ahorrado mucho"
"El hombre normal, al contrario, está limitado, para los placeres de la vida, a cosas exteriores, tales como la riqueza, la posición, la familia, los amigos, la sociedad, etcétera; en eso se funda la felicidad de su vida; así que esta felicidad se desmorona cuando pierde esas cosas o experimenta decepciones. Para caracterizar este estado del individuo podemos decir que su centro de gravedad está fuera de él. Por eso sus deseos y sus caprichos son siempre variables: cuando sus medios se lo permitan, tan pronto comprará quintas como caballos, o bien dará fiestas, luego emprenderá viajes, y, sobre todo, llevará una vida fastuosa; todo eso precisamente porque busca en cualquier parte una satisfacción venida de fuera; así el hombre extenuado espera encontrar en caldos y en drogas la salud y el vigor, cuyo verdadero manantial es la fuerza vital propia. Para no pasar inmediatamente al extremo opuesto, tomemos ahora un hombre dotado de una potencia intelectual que, sin ser excesiva, excede si embargo, a la medida ordinaria y estrictamente suficiente. Veremos a este hombre, cuando las fuentes exteriores de placeres lleguen a agotarse o no le satisfagan cultivar como aficionado alguna rama de las bellas artes o bien alguna ciencia, tal como la botánica, la mineralogía, la física, la astronomía, la historia, etcétera, y encontrar en ella un gran fondo de goce y de recreo. Con este motivo podemos decir que su centro de gravedad está ya en parte en él"
Arthur Schopenhauer, "El arte de buen vivir"

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home