FACTÓTUM

Artículos de diversa índole, en especial, de corte cultural, que son publicados semanalmente en un diario de la colectividad peruano-japonsa llamado: Perú Shimpo. Los artículos incluyen: arte, ensayos, investigaciones, cuentos, temas de actualidad, etc. Actualmente, publico otros escritos, además de fotografías y pinturas que están relacionados a temas de mi interés -que por cuestiones de espacio-, no los puedo publicar en el periódico.

viernes, junio 17, 2005

LA VIOLENCIA FAMILIAR ESTA MAS CERCA DE LO QUE CREEMOS


Si es una víctima, DENUNCIE a su agresor, No tenga miedo.

Conocí a una joven que se casó precozmente y cuyo matrimonio se convirtió en una pesadilla -de cuyas secuelas aún no se recupera del todo-. Conocer este hecho me motivó a escribir el presente artículo. Brevemente resumiré su historia: A medida que pasaban los meses, la joven, convertida en esposa, dejó sus estudios universitarios para hacer más llevadero el embarazo -que fue una de la causas del matrimonio- pero tuvo la mala suerte que el hombre del que se enamoró no fue el mismo con el que se casó.

Su esposo, con estudios superiores y joven al igual que ella, empezaba lenta pero con buen paso a recorrer los derroteros de su profesión. Los amigos de ambos, la familia y absolutamente todos pronosticaban un futuro muy prometedor para esta joven pareja, -a pesar de la velocidad en la que se tomaron las decisiones-.

Después de un año, cuatro palabras fueron suficientes para resumir esta breve historia: VIOLENCIA CONTRA LA MUJER. Así fue, tuvo que soportar meses de abuso, llámese violencia física como golpes de todo tipo y violencia psicológica llámense insultos, chantajes, etc.

La primera reacción de esta persona -que es una de las más comunes en estos casos- fue soportar estoicamente el abuso, autoculpándose y considerando que los llamados "castigos físicos" eran merecidos a manera de penitencia, llorando a solas, soportando silenciosamente todo esto, en una casa que no era la suya. Para la joven, era preferible callar que denunciar los hechos para evitar soportar lo que consideraba "vergüenza pública" y que los amigos de la familia, o personas extrañas como médicos legistas o policías, supiesen de su problema aparentemente "casero" o "doméstico".

Las primeras reflexiones ante este relato fueron las siguientes, ¿por qué permitió por tanto tiempo el abuso?, ¿por qué no abandonó la casa inmediatamente?, ¿por qué no presentó una denuncia en la comisaría del distrito? En estos casos, la formación lleva y hace creer erróneamente que es preferible el silencio al escándalo. Seguí reflexionando al respecto y mi cuestionamiento fue mayor, ¿por qué los padres (los suegros) no intervinieron, ya que conocían del abuso (y siendo éstos profesionales)? A esta pregunta, le corresponde exactamente la misma respuesta de las dos anteriores.

Al investigar sobre la violencia familiar me encontré con estos alarmantes datos.
La violencia familiar vista en cifras:

Según "diversas organizaciones mundiales, al menos una de cada tres mujeres ha sido golpeada en todo el mundo (…)

El Instituto de Medicina Legal del Ministerio Público revela que en el Perú, durante el 2004 se realizaron 78 mil 441 reconocimientos clínicos por casos de violencia familiar. De acuerdo a estas cifras, se produjeron 215 casos de violencia doméstica al día, aproximadamente 9 casos de violencia familiar por hora (…)

Según datos publicados en la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar -ENDES- 2000, el 41 por ciento de las mujeres alguna vez unidas ha sido empujada, golpeada o agredida físicamente por su esposo o compañero, la mayoría de ellas (83 por ciento) a veces y un considerable 16 por ciento lo ha sido frecuentemente" (Fundación. Manuela Ramos).

De este porcentaje de mujeres maltratadas, "menos de la mitad de ellas pide ayuda a una persona cercana y tan sola 1 de cada 5 acude a una institución en busca de ayuda (ENDES 2000)" (Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán).

¿Qué es exactamente violencia familiar?, la ley 26260 de Protección frente a la Violencia Familiar la define como cualquier acción u omisión que cause daño físico o psicológico, maltrato sin lesión, inclusive amenaza o coacción graves, así como la violencia sexual que se produce entre miembros de una familia, o entre quienes habitan en el mismo hogar, siempre y cuando no medien relaciones contractuales y laborales (Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán).

Ante la breve historia que tuvo a su cargo la introducción a este tema y las contundentes cifras mostradas, me queda reflexionar sobre cómo la gente ha considerado por años a la violencia familiar como una asunto meramente doméstico, privado, y que debe ser ocultado en el núcleo familiar a toda costa, sin embargo, las sociedades evolucionan -lentamente pero lo hacen- y ahora, el maltrato familiar es visto como un atentado y lesión en contra de la dignidad, bienestar y los derechos humanos de las personas que tienen la mala suerte de ser víctimas.

Desde esta columna, me queda decir que si Usted es víctima de maltrato, DENUNCIE su agresor, no se sienta culpable, NADIE tiene el derecho de maltratarla ya sea física o psicológicamente, NO TENGA MIEDO, que existen numerosas organizaciones a las cuales puede acudir, solicitando apoyo legal y psicológico, asimismo en cada comisaría existen oficinas especializadas para atender casos de maltrato y el Ministerio de la Mujer cuenta con los Centros Emergencia Mujer (CEM) que se especializan en este tema. Recuerde, EL AGRESOR DEBE SER SANCIONADO, empero, sólo será así, si Usted lo DENUNCIA.

Puede encontrar mayor información en las siguientes páginas web:

http://www.manuela.org.pe/
http://www.flora.org.pe/
http://www.mimdes.gob.pe/

1 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home