FACTÓTUM

Artículos de diversa índole, en especial, de corte cultural, que son publicados semanalmente en un diario de la colectividad peruano-japonsa llamado: Perú Shimpo. Los artículos incluyen: arte, ensayos, investigaciones, cuentos, temas de actualidad, etc. Actualmente, publico otros escritos, además de fotografías y pinturas que están relacionados a temas de mi interés -que por cuestiones de espacio-, no los puedo publicar en el periódico.

jueves, abril 27, 2006

Prof. Juana Miyashiro, DIRECTORA DEL COLEGIO HIDEYO NOGUCHI: Perspectivas sobre valores

¿Cree que en el Perú hay una crisis de valores?
Sí claro, se manifiesta en todos los niveles, es doloroso pero cierto, sobretodo cuando se ha recorrido tantos caminos y tropezado con cuadros que nos deprimen: falta de un núcleo familiar, irresponsabilidad, corrupción, falta de respeto, intolerancia, el quiebre de la sociedad de confianza -por mencionar algunos ejemplos-. Permíteme mencionar, a manera de homenaje al R. P. Hubert Lanssiers, amigo y consejero, gran defensor de la dignidad humana y promotor de los valores, una vivencia anecdótica: cierto día me comentó que mientras manejaba se le adelantó un lujosos automóvil, conducido por una señora acompañada por su menor hijo, tras unos 5 minutos de marcha se sorprendió de ver que la señora arrojaba por la ventanilla una caja térmica con desperdicios de pollo; el Padre detuvo su auto, recogió la caja y le dio alcance exclamando: “señora, señora se le ha caído esto” y le devolvió la caja por la ventanilla ante la mirada atónita de la mujer. Tal vez una acción cotidiana en Lima, pero un claro ejemplo de la crisis de valores que atravesamos.
¿Esa crisis se refleja en la comunidad peruano japonesa?
Desafortunadamente sí, y creo que en innumerables oportunidades, en las Asambleas de Representantes se ha tocado sobre el particular, eso significa que la comunidad peruano-japonesa es conciente del problema.
¿Cómo se podría revertir esa situación?
Cómo revertir... Es muy complejo, creo que se debe iniciar en el núcleo familiar que se deteriora cada día, luego en los centros educativos, las instituciones y la comunidad en general, la heterogeneidad de la crisis es tal, que necesariamente el modo de abordarla es en la práctica, pero requiere de una fuerte voluntad y perseverancia. Es necesario promover acciones de permanente vinculación con el ser humano, en forma armónica, porque solemos ver a los valores como algo sobreentendido e intangible, muchas veces somos conformistas y no buscamos comprender al mundo simplemente porque es más cómodo “pasarla y quedar bien”; es imperativo mirar la realidad, pero mirar esta crisis con lógica y precisión, analizarla y tener el coraje, el valor para decir !BASTA¡ y enfrentar el problema y deducir cómo hacer las cosas. Recordemos que sin cultura y educación no hay ningún proyecto económico ni social que tenga éxito y sentido, por ello es indispensable trabajar en la plática de los valores y así abrir la brecha y lograr avances, siempre en un marco de empatía y asertividad. (...) Ya se conoce el problema, creo que se cuenta con un diagnóstico y es hora de ver las alternativas y tomar decisiones, pero !YA¡.
¿Consideraría necesario un documento escrito en donde haya un consenso de valores?
Creo que documentos sobre consenso sobre valores existen (de las Asambleas de Representantes y otros), pero fundamentalmente es la “praxis”, sin ella todo es inconsistente y vano.
¿Quién debería ser el encargado de tomar la batuta e iniciar el proyecto?
Un proyecto de este nivel debe estar en manos de nuestra entidad Rectora, la “Asociación Peruano Japonesa” que es conocedora de las fortalezas y debilidades de la comunidad, proyectándolo con una gran cuota de sociedad de confianza. caravanas culturales que podrían complementarse con la difusión de obras de personajes japoneses que han laborado por el bienestar de determinadas localidades como Y. Amano, Izumi con las “Manos Cruzadas” en Huanuco, Hideyo Noguchi con la Fiebre de la Oroya, por nombrar algunos, asimismo mostrar el aporte de los nikkei notables de diversos departamentos a la comunidad peruana. Cabe destacar también la entrega que realizó la “Asociación de Ex alumnos de la Ex Escuela Lima Nikko” a los colegios de la colectividad de una colección de códigos de Urbanidad Japonesa o “Shushin”.
En el caso de la asistencia social, si bien es cierto existe un buen antecedente, hay issei y nikkei que no acuden a la APJ, por dignidad, desconfianza o desconocimiento, ellos tienen necesidades no sólo de un soporte de economía o salud, sino también de la presencia solidaria, amical, del calor humano, porque se sienten solos y abandonados.
Con la participación de todos, debemos promover acciones para lograr el cambio, acciones permanentes vinculadas con el ser humano; espero motivar a todos hacia la reflexión. Algo tenemos que hacer, -nos corresponde- porque nuestra crisis está en la pobreza cultural y educativa y por ende moral, aprovechemos de esta coyuntura para iniciar una cadena de práctica de valores !AHORA¡.
Para finalizar, a manera de reflexión considero que la APJ pudo muy bien haber captado y preparado líderes creativos y formados en valores en los últimos años y no concretizados en cuestiones rutinarias. Además me parece también que el Centro Cultural Peruano Japonés cumple una función más social que cultural.

martes, abril 25, 2006

CONFERENCIAS MULTIDISCIPLINARIAS GRATIS

AMIGOS MIOS:

LA SOCIEDAD ACADEMICA NIKKEI ORGANIZA ANUALMENTE UNA SEMANA DE CONFERENCIAS DE TODOS LOS RUBROS DE LA CIENCIA Y TECNOLOGIA, TOTALMENTE GRATIS. AQUI EL PROGRAMA:

http://sanikkei.tripod.com/XXTACN.htm

OJALA PUEDAN ASISTIR.

domingo, abril 16, 2006

EXISTENCIALISMO: ALGUNAS PINCELADAS



Desde mi particular punto de vista y antes de tratar el tema en cuestión -en contraposición al artículo que publiqué la pasada semana- que tocaba el tema de cómo dos autores le dan sentido a la vida. Personalmente, considero que el vivir ya es admitir que la vida tiene un sentido a nivel inmediato; las razones del vivir las proporciona la vida misma, las alegrías, las motivaciones, las ilusiones (o los dolores), otra interesante idea es que el buscar una causa para vivir es ya una razón por sí misma; algo por demás interesante es que sea cual fuere la razón para vivir, sólo es importante y trascendente en la medida en que las personas se comprometan intensamente con ese proyecto. Ahora procederemos a tocar distintos autores:

"La Nausea" de Sartre nos dice: "Las palabras se habían desvanecido, y, con ellas, el significado de las cosas, su modo de empleo", si la vida no tiene sentido, todo lo material, lo existente también pierde su sentido (todas las cosas existen por existir). El personaje principal de la Nausea es un historiador que investigaba en todo momento, el sentido para él era el continuo estudio, cuando terminó su trabajo sobre un personaje histórico llamado Marqués Rollebon dijo lo siguiente: "Ya no escribo mi libro sobre Rollebon; se acabó, ya no puedo escribirlo. ¿Qué voy a hacer de mi vida? (...) El señor de Rollebon era mi socio: él me necesitaba para ser, y yo lo necesitaba para no sentir mi ser. Yo proporcionaba la materia bruta, esa materia bruta que tenía para dar y tomar, con la cual no sabía qué hacer: la existencia, mi existencia. Su parte era representar. Permanecía frente a mí y se había apoderado de mi vida para representarme la suya. Yo ya no me daba cuenta de que yo existía, ya no existía en mí sino en él; por él comía, por él respiraba, cada uno de mis movimientos tenía sentido fuera, allí, justo frente a mí, en él; ya no veía mi mano trazando las letras en el papel, ni siquiera la frase que había escrito; detrás, más allá del papel, veía al marqués que había reclamado este gesto, cuya existencia consolidaba este gesto. Yo era sólo un medio de hacerla vivir, él era mi razón de ser, me había librado de mí. ¿Qué haré ahora?".
Es menester conocer lo que Camus nos dice sobre el suicidio: "es la primera cuestión filosófica", Vale la pena mencionar el mito de Sísifo, (Sísifo ha sido condenado por los dioses a cargar una gigantesca piedra y llevarla hasta lo alto de una montaña, luego de hacerlo, ésta cae y por ende tiene que volver a subirla -esto ocurre eternamente-), Para Camus este esfuerzo no es vano, tiene un profundo significado: el espíritu del ser humano sólo se llena y justifica en la medida que realice el esfuerzo de levantar la roca y llevarla hasta lo alto de la montaña. Para Camus “la vida es absurda”, el ser humano debe optar por suicidarse o vivir, si opta por vivir debe comprometerse. Borges a propósito del suicidio afirmó lo siguiente "yo creo que el suicidio es un acto de valentía. Yo admiro a los suicidas. Bueno, Lugones dijo: Siendo el hombre dueño de su vida, lo es también de su muerte. Eso lo dijo unos veinte años antes de suicidarse, en Tigre. Morir es un acto de valor. Pero además está bien que el hombre decida ese acto tan importante. ¿Por qué dejarlo al azar o a un proceso cósmico? Mi abuelo se dejó matar, mi padre se dejó morir... Yo tengo una predicción así del suicidio, quien sabe si soy digno de ella, a lo mejor"

La muerte, el problema más universal del hombre, ¿existe realmente?, o es un invento; Borges dice lo siguiente: "El hombre ha creado a la muerte, ya que los animales no saben que mueren; ellos son inmortales, de hecho. Un chico es inmortal, también”. al tener conocimiento de la muerte, la hacemos existente, si no fuéramos conscientes de ella, no trascendería de ser sólo una palabra. Borges también comenta que "la muerte no es más terrible que el sueño. La idea es esa, seguramente, tememos la muerte y sin embargo todos los días la practicamos, que se yo, con mucha alegría... Al dormirnos... El insomnio es terrible. La inmortalidad se parecería al insomnio, ¿no?..." Borges menciona a la inmortalidad, a algunos les parecería algo sensacional, me permito traer a colación lo que ocurrió en la novela "Todos los hombres son mortales" de Simone de Beauvoir donde el personaje principal bebió una poción para ser inmortal, su vida fue desdichada, podía hacer cualquier cosa, pero pasados los siglos ¿que haría?. “Es una dicha para el hombre poder morir, pues gracias a esta condición su existencia puede hacerse dramáticamente intensa. Esta tesis no les gustará a las personas a quienes la vida, cualquiera que sea, les parece el bien supremo, así lleven una existencia simplemente larval. En realidad son los mortales los capaces de amar verdaderamente la vida, de correr riesgos y creer en el futuro, ya que saben que sólo disponen de una única existencia, que están destinados a morir tarde o temprano, y que por lo tanto deben apresurarse”.

jueves, abril 13, 2006

VIVIR: MILAN KUNDERA Y LIN YUTANG

Milán Kundera en su libro “La inmortalidad” da una razón muy simple en apariencia pero con un trasfondo sumamente profundo sobre el por qué de la vida, que transcribo en su totalidad:
"Estoy acostado en la cama en un dulce entresueño. Ya a las seis de la mañana, en un ligero primer despertar, llevo la mano hacia una pequeña radio que tengo junto a la almohada y aprieto el botón. Se oyen las primeras noticias de la mañana, apenas soy capaz de diferenciar las distintas palabras y vuelvo a dormirme, de modo que las frases de los locutores de convierten en sueños. Es el momento más hermoso del sueño, el instante más placentero del día: gracias a la radio soy consciente de que constantemente me duermo y me despierto de ese magnífico vaivén entre la vigilia y el sueño, que por sí mismo ya es causa suficiente para que el hombre no lamente haber nacido"

Lin Yutang habla sobre la felicidad y el placer de vivir en “Lo mejor de un viejo amigo”: "Creo saber lo que quiero. He aquí las cosas que me harían feliz. No desearé otras. Quiero una habitación propia, donde pueda trabajar. Un cuarto que no sea particularmente limpio ni ordenado. Que no haya una Mademoiselle Agatha de "La historia de San Michele" limpiando con su franela todo lo que se encuentre A su alcance. Quiero una habitación cómoda, íntima y familiar. Sobre mi diván hay una lámpara budista de aceite, del tipo que se encuentra en los altares budistas o católicos. Una atmósfera llena de humo, del olor de los libros y de aromas inexplicables. Hay libros en el estante que se encuentra encima del diván, una gran variedad de ellos, pero no demasiados... sólo aquellos que pueda leer o que vaya a leer de nuevo, contra la opinión de todos los críticos literarios del mundo. Ninguno al que se requiera mucho tiempo para leer, ninguno que tenga un argumento constante ni que ostente demasiado el esplendor frío de la lógica. Hay libros que me gustan sinceramente. Leería Rabelais junto con "Mutt y Jeff" y a Don quijote con "Educando a Papá". Tendría uno o dos volúmenes de Booth Tarkingtn, algunas novelitas baratas de tercera categoría e historias de detectives. Para mí, ninguno de esos autodelineadores sentimentales, Nada de James Joyce ni de T. S. Elliot. Mi razón para no leer a Karl Marx o a Emmanuel Kant es muy sencilla: nunca logro pasar de la tercera página.

Deseo tener la ropa de caballero que he usado algún tiempo y un par de zapatos viejos. Quiero la libertad de usar tan poca ropa como me venga en gana. (...) se me debe permitir que ande medio desnudo en mi habitación cuando la temperatura excede a los treinta y seis grados a la sombra, y no me avergonzará aparecer así ante mis sirvientes. Quiero que ellos sean seres tan naturales como yo. Quiero un buen baño de regadera en el verano y que en el invierno arda un buen fuego de leña.

Quiero tener un hogar donde pueda ser yo mismo. Quiero escuchar la voz de mi esposa y la risa de mis hijos en la planta alta mientras yo trabajo en el piso inferior, y quiero oírlos en el piso de abajo cuando yo esté trabajando arriba. Quiero niños que sean niños, que salgan conmigo a jugar en la lluvia y que disfruten del baño de regadera tanto como yo. Quiero un pedazo de tierra en el que mis hijos puedan construir casas de ladrillo, alimentar a sus pollos y regar las flores. Quiero oír el canto del gallos por las mañanas. Quiero que en el vecindario hayan árboles viejos y elevados.

Quiero algunos buenos amigos, que me sean tan familiares como la vida misma, amigos con los que no necesite ser cortés y que me cuenten todos sus problemas, ya sean conyugales o de otra índole, que sean capaces de citar a Aristóteles y de contar algunos chistes subidos de color, amigos que sean espiritualmente ricos y que puedan hablar de filosofía y usar palabras gruesas con la misma sinceridad, amigos que tengan aficiones claras y una opinión definida sobre la gente y las cosas, que tengan sus creencias particulares y respeten las mías.

Quiero tener una buena cocinera que sepa guisar verduras y hacer sopas deliciosas. Quiero un sirviente viejo, viejísimo que piense que soy un gran hombre aunque no sepa en qué reside mi grandeza.

Quiero una buena biblioteca, unos buenos puros y una mujer que me comprenda y me deje en libertad para trabajar. Quiero tener algunos bambúes frente a la ventana de mi estudio, un clima lluvioso en el verano y un cielo azul y claro en invierno, como el que tenemos en Pekín. Quiero la libertad de ser yo mismo"

COYUNTURA NIKKEI: El martes último (5 de abril) fui citado a la APJ, para conversar asuntos concernientes al tema de valores, asistieron el Ing. Nishio, el Ing. Nakamura, el Ing. Akira Yamashiro el Sr. Jacinto Ono y el suscrito. Agradezco la invitación y la apertura al diálogo. Se acordó que presentara un proyecto por escrito sobre los planteamientos que había propuesto en mis anteriores dos artículos. La APJ, se encargará luego de evaluar su viabilidad, y veremos que pasa...

miércoles, abril 05, 2006

(A LA COLECTIVIDAD PERUANO JAPONESA 2) La solución a la “CRISIS” de valores comienza dando el ejemplo

La semana pasada publiqué un artículo sobre la Asamblea de Anual de Representantes y sugerí que el APJ fuera el ente promotor de un cambio radical en lo concerniente a la enseñanza y transmisión de valores. Este artículo fue enviado a los correos del APJ, siguiendo las instrucciones de la Revista “Kaikan” para el envío de sugerencias o inquietudes a la presidencia. Hasta ahora no he obtenido un Acuso Recibo. Espero que haya sido un error informático o un olvido involuntario.

Según el plan anual del APJ, “Se incidirá en la difusión de las costumbres y los valores de la comunidad peruano japonesa” (P. Shimpo. 31/3/2006 p. 1). Me he permitido revisar algunos documentos. El Estatuto del APJ dice: en el subtítulo Fines: artículos 4.2. “Velar por el bienestar general de la colectividad peruano japonesa, propiciando un clima de integración y armonía con la comunidad en general”; y en el 4.3. “Promover acciones orientadas a difundir los valores tradicionales del Japón entre los miembros de la colectividad peruano japonesa y de la comunidad en general”.

Luego de esto, al azar, me he permitido revisar las conclusiones de las Asambleas de Representantes de los años 1996, 1997, 1998, 1999 y 2000. Me di con la sorpresa que todas tocan el tema de Valores como pilar fundamental y que es necesaria una acción concreta e inmediata que se reitera y reitera año tras año.

XXXVI ASAMBLEA ANUAL DE REPRESENTANTES (1996): “14.- Reiterar el 10mo. Acuerdo de la XXXV Asamblea Anual de Representantes (1995) sugiriendo a las Instituciones preocuparse por el desarrollo, transmisión y fortalecimiento de las cualidades individuales y valores nikkei de sus miembros; lo que conllevará a un desarrollo de la Institución y por ende, del país”; XXXVII ASAMBLEA ANUAL DE REPRESENTANTES (1997): “Visión: Ser permanentemente la ENTIDAD RECTORA y representativa de los nikkei, que preserve y transmita los valores, buenas costumbres universales, arraigados y cultivados por nuestros ancestros, (...)”; Misión: La APJP es la entidad integradora, promotora y representativa de la colectividad Peruano-Japonesa, constituida para preservar y difundir la identidad nikkei conformada por los sólidos valores, principios y costumbres de nuestros ancestros y los propios de nuestra patria el Perú”; XXXVIII ASAMBLEA ANUAL DE REPRESENTANTES (1998): “4.- Inculcar y reforzar los valores y principios heredados de nuestros ancestros y capacitarnos a fin de enfrentarnos con éxito a las exigencias y cambios de la vida moderna”; XXXIX ASAMBLEA ANUAL DE REPRESENTANTES (1999): “2.- Para transmitir la ética y los valores es indispensable que se practiquen con el ejemplo en las familias, colegios e instituciones integrándolos en las actividades cotidianas y convirtiéndolos en hábitos”; XL ASAMBLEA ANUAL DE REPRESENTANTES (2000): Ante la dificultad en la transmisión de valores y falta de comunicación, se acuerda: Elaborar un plan de acción para que los valores sean transmitidos no solo verbalmente, sino también por otros medios, haciendo énfasis en la niñez, así como en los conceptos de vocación de servicio y voluntariado.

Si durante tantos años este tema urgente ha sido insistentemente puesto en agenda por la Asamblea de Representantes ¿PORQUÉ NO SE HA HECHO LO NECESARIO?. Este incumplimiento reiterado por casi una década ¿NO ES ACASO UNA MUESTRA CONSISTENTE DE QUE LOS VALORES EN NUESTRA COMUNIDAD HAN IDO AGRAVÁNDOSE, LLEGANDO A SUS NIVELES MÁS REPRESENTATIVOS?. EN TODO CASO, ¿QUIÉNES ERAN LOS RESPONSABLES DE LIDERAR EL CUMPLIMIENTO DE ESTOS ACUERDOS?.

Ahora para no pecar de crítico, una sugerencia: En primer lugar, las Instituciones DEBEN DEFINIR qué valores son los relevantes y su orden jerárquico organizados en un CODIGO DE VALORES NIKKEI (para nikkei o simpatizantes), basado en los valores históricos, pero definiendo qué es necesario conservar, mantener y/o modificar. Este documento debe contar con LEGITIMIDAD, debe ser promovido y auspiciado por el APJ mediante una “Comisión Especial”, cuyos miembros sean electos por las Instituciones (con condiciones intelectuales, morales y capacidad reflexiva indiscutibles), asimismo debe contar con un staff externo: lingüistas, traductores, sociólogos, axiólogos, educadores, expertos en cultura y valores japoneses, psicólogos y semiólogos para poder solucionar posibles dudas; éste Código debe ser PRAGMATICO en el sentido que no deben ser simples enunciados, sino, debe balancear las distintas áreas de la persona: la conductual (las acciones), la emotiva y la racional (el pensamiento); debe ser COHERENTE (debe reflejar un “YO” IDEAL DE PERSONA); y finalmente debe tener la facultad de ser CONSISTENTE EN EL TIEMPO, y ser FLEXIBLE y ADAPTABLE A LOS CAMBIOS DEL FUTURO.

ES DIFÍCIL, PERO CON VOLUNTAD POLÍTICA TODO SE PUEDE LOGRAR.

(A LA COLECTIVIDAD PERUANO JAPONESA 1) Conclusiones de la XLIV Asamblea Anual de Representantes ¿Un papel nimio o un proyecto real y palpable?

Como siempre, llega a mi casa el informativo “Kaikán” (Nº10) en donde se informaron los resultados de la XVLV Asamblea de Representantes a la que asistieron 120 personas y se planteó el tema de la ética y los valores como base de las instituciones que fue debatido por todos los participantes quienes llegaron a conclusiones de consenso. Vamos a analizar este “estado de cosas” por partes:

Se dice -y me gustaría si estoy escribiendo incorrectamente que alguien me ayude a clarificar mi visión de las cosas- que “La Asociación Peruano Japonesa (APJ) es el ente “RECTOR” de la colectividad nikkei” ¿Qué significa “RECTOR”? según la Real Academia Española “Que rige o gobierna”, vale decir que sería una organización por encima de todas y que tiene mayor jerarquía y sobretodo el suficiente poder para no sólo orientar, sino “ordenar y/o “imponer” en caso fuera necesario las políticas necesarias cuando algo no anda bien. Si esto no fuera así no sería ente RECTOR, en ese caso se llamaría ente ORIENTADOR, ente CONSEJERO, etc.

Deseo aclarar 2 conceptos que se suelen considerar sinónimos pero que filosóficamente no lo son: la Ética y la Moral: la ética es la filosofía de la moral, se encuentra en un nivel más elevado, superior, su cuestionamiento radica en saber por qué determinados comportamientos son correctos o incorrectos, de tal manera que establece principios universales, generales o teorías que trascienden culturas, el tiempo y el espacio. La moral viene a ser en conjunto, las normas de comportamiento que se consideran correctos o incorrectos en una determinada cultura y tiempo, por ejemplo, hace 50 años hubiera sido considerado inmoral que una mujer luciera un bikini o tanga.

Otro concepto importante es el de Valor: La psicología en sus más de 100 años como ciencia ha estudiado este concepto, “Los valores son un tipo de creencias centrales que motivan y rigen toda nuestra conducta, y guían nuestras decisiones según cómo se encuentren jerárquicamente ordenados; son duraderos en el tiempo, pero a la vez son flexibles al cambio cuando éste es necesario. Asimismo, son los que dan sentido a nuestras vidas y están orientadas a alcanzar nuestros objetivos o metas. Del mismo modo como operan en un individuo, lo hacen dentro de los distintos grupos sociales y culturas, otorgándoles la posibilidad de vivir en armonía y de desarrollarse como grupo humano o como una nación”.

Aclarados estos tres conceptos me abocaré a las conclusiones elaboradas por estas 120 ilustres personas. Básicamente los 6 grupos de trabajo identifican un problema común: “una crisis de valores” y una solución común también: “trabajar para que esto no continúe”.

Este respetable trabajo realizado y sistematizado en noviembre del año pasado quedará solo en los archivos del APJ si es que no se toman cartas en el asunto. En primer lugar tenemos que saber que los valores se aprenden en primer lugar en casa (algo difícil con el fenómeno “dekasegi” en donde muchas veces padre y madre no se encuentran), en segundo lugar, en la escuela, y tercero, en el entorno social que rodea al educando o niño.En este trabajo se han propuesto ideas muy interesantes como “la creación de una mega empresa nikkei de accionariado participativo para promover y difundir los valores”; “implementar sistemas de control de ética en las instituciones colegios (...)”; “lograr más convocatoria de los jóvenes”, etc.

Todo muy elocuente, suena muy bien, pero ¿QUIÉN SE VA A ENCARGAR DE TODO ESTO?. Cada año se tratan temas similares, los valores, las costumbres, etc. Se plantean “lluvias de ideas” para lograr cambios pero, NO SE LOGRA NADA ¿Qué vemos? Problemas judiciales, “dimes y diretes”, el “raje por lo bajo”, “el hablar -calladitos- en los pasillos”, etc. LOS VALORES NO SE CAMBIAN O ENSEÑAN POR EL SIMPLE HECHO DE LEERLOS EN UN BOLETÍN, SE DEBEN DISEÑAR PROGRAMAS A MEDIANO Y LARGO PLAZO. ¡APJ!

Considero modestamente que el APJ es el ente que debe hacer y generar el cambio ¿Cómo?, empezando por elaborar un plan con los colegios de la colectividad peruano-japonesa (no con sus directivos, con la parte pedagógica y psicológica) en donde se establezcan políticas comunes y valores que deban ser enseñados (esos valores nikkei que tanto se mencionan en estas conclusiones de la Asamblea). Si el APJ no tiene la fuerza organizativa para lograr este proyecto ¿Quién lo va a hacer?. ¿Cada Ken o cada institución? ¿Sin una guía central?. Estamos a tiempo Señores Directivos de lograr el Cambio. Como Psicólogo y especialista en Políticas comprometo mi modesta ayuda Ad Honorem si ustedes así la solicitan.
NO HAY EXCUSA, EL PROBLEMA ES REAL PERO TIENE SOLUCIÓN. SEÑORES DIRECTIVOS: EN SUS MANOS ESTA EL FUTUTO DE NUESTRA COLECTIVIDAD. “¡VOLUNTAD POLÍTICA!.” SI NO SE HACEN LAS REFORMAS ¿QUIÉN LAS HARÁ?, ¿QUÉ PASARA EN 30 AÑOS?